Páginas vistas en total

viernes, 30 de octubre de 2015

Veinte años del gol de Suker a Olimpyacos.

Puede que dentro de dos décadas nadie celebre o recuerde el gol de M´Bia en Valencia o el de Gameiro en San Petersburgo, entonces se volverá la vista atrás para recuperar las imágenes de Rakitic en Turín y Fernando Navarro en Varsovia levantando al cielo la copa que nos cambio la vida en Mayo del 2006. En la actualidad, igual que dentro de veinte años el aficionado sevillista vivirá de recuerdos. Nunca faltarán evocaciones a tiempo pasado porque un club se mueve por su historia que estará llena de episodios épicos y en función del momento una acción se magnificará más o menos. A mediado de los noventas nuestros títulos estaban huérfanos de trofeos. No encontraremos nunca sus huellas en el museo del club.
 
Un 31 de octubre de 1995, la Sevilla rojiblanca albergaba la posibilidad de seguir aumentando su palmarés. En el mítico Pireo griego, nos esperaba un infierno, era la época donde todo estaba permitido en la grada, los partidos se ganaban más en la tribuna que en el terreno de juego, la presión se hacía insoportable y pocos árbitros eran capaces de sobreponerse a ese ambiente. El sobreaforo estaba permitido las bengalas hacían acto de presencia y el humo invadiendo el césped suponía una estampa muy común en aquella parte del viejo continente. El Olimpyacos adquiría rango de equipo grande y el miedo a ser derrotado invadía el barrio de Nervión, motivo, por el cual, una victoria representaba una gran gesta.
 
El Sevilla FC intentaba recuperar la calma después de la tempestad del verano, Escobar y Caldas tomaban protagonismos en un equipo que concurría con un gol de ventaja conseguido por el canario Juanito en el descuento del partido de ida celebrado en el Sánchez Pizjuán. La conquista de Grecia significaba para el sevillismo  ganar en serenidad y creer en un técnico de la casa, Juan Carlos Álvarez, ascendido del filial en sustitución del portugués Toni. La primera parte concluyó con empate a cero. Sin embargo, con el paso de los minutos el equipo blanco se hacía más vulnerable, tenía miedo a encajar un gol, hecho que sucedió cuando el reloj marcaba el dígito setenta y dos. La prorroga se veía como mal menor pero a los tres minutos de iniciada un pena máxima ponía en ventaja al Olimpyacos, a partir de ahí, la épica hace acto de presencia.
 
Dicen que nuca se rinde, es un lema que ha convivido desde 1905 ó 1890 con el Sevilla FC, en el 110 el colegiado señala un falta muy lejana, siempre he pensado que ese fue el motivo por el cual  la concedió. El mago de Osijek se apodera del balón mira la portería y coloca la pelota en el único lugar donde la estirada del portero se hace inútil. El gol dio lugar a una foto que reviví después en Donetsk, la carrera de Palop con el brazo levantado, me hizo rescatar la de Rafa Paz aquel final de octubre. El gesto de ambos es idéntico, la alegría se refleja en la cara de los dos con la misma expresión.
 
En definitiva, ha pasado bastante tiempo, he visto ganar ocho títulos con marcas que están guardados en el corazón del Pizjuán, sin embargo, yo seguiré celebrando estas efemérides porque estos recuerdos me hacen ver lo grande que somos ahora.    

domingo, 25 de octubre de 2015

¿El triunfo de Konoplyanka o de Unai Émery?

Durante el verano se convirtió en el protagonista `principal de la parcela sevillista, todas las miradas estaban puestas en su incorporación, su fichaje era el calco perfecto de un guión de las telenovelas sudamericanas, aquellas que durante una época colmaron la programación de las principales cadenas de televisión españolas. En este tiempo pasamos de contratación cerrada y anunciada como bomba informativa en los principales programas de radio nocturnos, a la ruptura total siendo su destino una ciudad distinta de la vieja Híspalis. Sin embargo, como buen serial el final tenía que ser feliz y el epílogo solo podía llevar un acuerdo entre ambas partes.
 
Se convirtió en un icono para la afición, sin necesidad de vestirse de futbolista, fue considerado el primer gran logro de la temporada, al conseguir el departamento deportivo arrebatar el botín, en forma de futbolista, a grande clubes de nivel nacional o europeo. El sevillismo vio en su persona al jugador capaz de liderar un equipo grande, igual que sucediera en la final de la Europa League, cuando fue capaz de poner en peligro la consecución de la cuarta copa. Konoplyanka arribaba en un lugar muy distinto a su entorno natural. Las costumbres, la forma de vida y el idioma es un hándicap difícil de superar, aunque el seguidor no entiende de estos inconvenientes, nada más quiere rendimiento desde el primer momento.
 
Su venida estuvo llena de trampas que se sortearon poco a poco, algunas con más dificultades que otra. Llegó con la pretemporada comenzada y eso resultó fundamental para su adaptación retardando los plazos establecidos. En los primeros encuentros nos quedamos con los detalles de calidad, el aficionado necesitaba algo para seguir manteniendo la imagen de ídolo. Cualquier gesto o pincelada se magnificaba, parecía una obra de arte de pintor caro. No obstante, los encuentros pasaban y esos trazos no daban para convertir los cuadros en pinturas que asombraran a la parroquia. El pintor fino no hacía acto de presencia en muchos de los días de trabajo. Había que buscar un responsable y el elegido tenía nombre propio Unai Émery.
 
Sin preocuparle el panorama, el técnico seguía trabajando, puliendo su escultura, en silencio, acatando las críticas, sin cambiar su planificación por las opiniones que se escuchaban en la ciudad. Con el paso del tiempo la figura fue tomando forma. Lo primero que se vio fue un gol de falta al Rayo, luego la segunda parte de Eibar, concluyendo con su aportación decisiva en los últimos partidos, compenetrándose y ayudando en defensa y ataque a Tremoulinas. Ahora no es una isla en el once sino uno más que aporta su calidad al grupo. Konoplyanka ha triunfado para muchos será éxito suyo pasando por encima del entrenador que ha tenido que dar su brazo a torcer. Para mí Emery ha vuelto a callar muchas bocas porque su trabajo bien hecho ha dado de nuevo sus frutos como ocurre en el Sevilla FC desde que aterrizó.  

viernes, 23 de octubre de 2015

La diferencia entre presente y pasado.

Una vez analizado, repasado y revisado de nuevo el partido por televisión del pasado miércoles, en Manchester, tengo más claro que el Sevilla FC ejecutó un buen partido, cumpliendo con las expectativas creada en función del nivel de la plantilla formada por los ejecutivos del club en la parcela deportiva. Los jugadores frecieron un rendimiento acorde a sus cualidades y el entrenador demostró tener el pleito en disputa bien estudiado y trabajado. Incluso si el aficionado se queda con el cambio de Mariano como la crítica final hacía Unai Émery se vuelve a equivocar de nuevo con el técnico Vasco, porque, ese cambio fue realizado con la intención de atacar por el perfil más débil del conjunto inglés, donde estábamos ganado la superioridad con Vitolo y Coke, el cual, no acertaba con el último centro. Hasta esa sustitución tiene argumentos defendibles por encima de los rebatibles.

Los tiempos han cambiados y los debates de épocas anteriores en el trabajo, el bar o la tertulia de amigos se han sustituido por un foro de opinión distinto las redes sociales. A la conclusión del partido, twitter era un escenario de litigio entre los defensores y detractores del entrenador que defiende nuestro escudo, porque eso es algo que no se debe dudar de un profesional, que ha ganado dos títulos para la entidad bautizada con el nombre de la ciudad más importante del Sur de España. Poner en tela de juicio la labor y sapiencia de Unai Émery es desnudar las carencias de cada uno en el plano futbolístico.

Siempre realizo la misma reflexión. En mi opinión el partido, jugado y planteado de forma  más nefasta por Unai Émery es el de Valencia en las semifinales de la Europa League, donde el miedo le pudo. Sin embargo, pocas fueron las críticas escuchadas por parte de la afición. Las únicas muestras eran de alegría y nadie, ese día, enjuició la mala gestión del capitán de la nave. Siguiendo el mismo criterio, defiendo la tesis que las criticas no existirían si el resultado final hubiera sido de empate. El Sevilla FC presentó en el campo de batalla todas las virtudes para ganar, en ningún momento, intentó defender un empate, constantemente buscó la victoria y no dio como bueno el botín del empate. Defendió, manejó la pelota y atacó buscando la mejor opción, siendo durante 90 minutos superior a un gigante del viejo continente.

La diferencia radica en el tiempo verbal mientras los aficionados utilizamos el pasado, Unai trabaja con el presente. Al manejar lo caduco conocemos lo sucedido y emitimos comentarios dependiendo de lo acontecido. Ojala tuviéramos la máquina del tiempo para cambiar el pasado o invertir el futuro. Sin embargo, eso solo sucede en la película Regreso al Futuro. Por lo tanto, no es cuestión de ser ni buen ni mal sevillista, ni querer más o menos al escudo. Todos nos acostamos dolidos con el resultado, lo único que unos son más objetivos que otros y no miran otros factores distinto a los que influyen en el campo de juego.

domingo, 18 de octubre de 2015

La importancia de un buen banquillo.

Cuando sucede un partido como el de ayer, siempre surge el dilema de hemos sumado o restado puntos. En mi opinión cada aficionado tiene la libertad de generar su propio veredicto y tengo la certeza que nadie cohabita con la verdad absoluta porque la visión del choque no es la misma, hay quien se queda con las cosas negativas mientras otros se guardan las acciones positivas. Sin embargo, pineso que esa forma de enjuiciar es un error, tenemos que analizar la totalidad y no es correcto aferrarse a una de las dos partes.
 
En el encuentro de Éibar hay un jugador clave, no es Konoplyanka sino Ever Banega, capaz de cambiar la dinámica del juego, modificando la forma de jugar, el problema radica en su condición física y la capacidad para aguantar el ritmo del partido llevando la manija del juego, o como gusta decir ahora, el "tempo del partido". En el fútbol hay tres aspectos fundamentales para conseguir dominarlo, el primero tener la pelota, el segundo darle rapidez y el tercero recibirla en ventaja. Si estas premisas se dan la superioridad está asegurada. Ahora puede ocurrir que no sea necesario llevar el peso del encuentro aprovechando otras virtudes jugando, por ejemplo, de forma más directa.
 
En el partido de ayer, en función de los jugadores Unai Émery, plantea inicialmente el choque sobre la base del juego directo, robo y desplazamiento en largo, buscando la prolongación de la pelota con Iborra para aprovechar la velocidad de los extremos y Gameiro. También con Krychowiak y N´Zonzi se busca un mediocampo fuerte capaz de robar la pelota, además del lanzamiento en largo de Ramís. Sin embargo, el conjunto armero controla bien las prolongaciones, no le preocupa que el valenciano gane los balones arriba, sino controlar donde va la pelota. Además, el equipo tiene poco tiempo el esférico, no roba nunca llegando el contrario en superioridad a la frontal del área y generando situaciones de bastante peligro. La falta de posesión crea desidia en algunos futbolistas dando la sensación de falta de actitud. En esta mitad no se aprovecha las ventajas de este formato de juego y prima lo negativo.
 
La segunda parte comienza con mejores intenciones en los futbolistas, principalmente, por la charla del descanso y la ventaja del equipo local que le hace ser más reservado, retrocediendo y dando más terreno al Sevilla FC. El problema es la carencia de elementos para manejar ese fútbol, faltaban individuos que trasladaran el balón con rapidez y precisión. La propiedad del esférico aumenta pero no se ve la superioridad hasta la salida de Banega que comienza a dar velocidad al balón, los desplazamientos son al pie y en ventajas. Se obtiene superioridad en las bandas y no hay mejor defensa que tener la pelota. El Éibar se limita a quitarse el cuero de encima. Se recupera rápido y se desarrolla el partido en el terreno local. Se da la sensación de mando, mereciendo un segundo gol con varias oportunidades, aunque la puntería no es la mejor en este momento de la temporada. En esta fase, con Ever Banega, se aprovecha los aspectos validos priorizando frente a los contradictorios. 
 
En conclusión, los planteamientos lo hacen buenos los futbolistas en el campo porque en la pizarra ningún equipo ha perdido puntos. Ayer uno valió y otro no. Hace siete meses en Villareal el mismo esquema de la primera parte fue un éxito y hace cuatro jornadas, contra el RC: Celta de Vigo el segundo con Banega en el campo resultó un desastre. Lo importante y fundamental es tener alternativas en el banquillo, en buenas condiciones, para cambiar el discurrir de los partidos.

 



miércoles, 14 de octubre de 2015

Una vuelta al pasado. D. Luís Cuervas Vilches.

Desde los inicios de este blog siempre he tenido la intención de dedicar unas líneas a D. Luís Cuervas, principalmente, por dos razones de bastante peso. Fue el primer presidente que consiguió ilusionarme, incluso, pensando en la posibilidad de lograr un título y segundo por una experiencia personal que la casualidad me permitió vivir y nunca olvidaré. Después de algún tiempo intentando encontrar el momento idóneo para redactar este homenaje, he pensado que hoy es el día justo. El Sevilla FC cumple 110 años y coincide que hace 29 años tomaba posesión como presidente de la entidad del barrio de Nervión.

Un 14 de octubre de 1986 arribaba al sillón presidencial por la retirada de la candidatura de D. Rafael Carrión. En su investidura sus primeras palabras pedían la unidad del sevillismo que vivía momentos de penuria económica. A la mañana siguiente el periodista José Antonio Blázquez, en el periódico ABC, comento: "Es ambicioso, entero, luchador y triunfador en potencia. Sabe de fútbol lo suficiente para estar al día de todo lo que se cuece". Con los años demostró que estas cualidades expuestas eran ciertas, aunque en algún instante alguna le causara más de un problema.

El ser una persona ambiciosa le llevó a seducir a una afición que vivía un periodo de conformismo en la etapa final de Manolo Cardo, la falta de dinero y de fichajes interesantes favorecían esta postura en el entorno sevillista. En su primer partido en el palco presidencial se ganó al Atlético de Madrid por tres goles a cero, ya con el escocés Wallace en el banquillo y el debut de Cholo en la delantera, su primer fichaje. A partir de ahí, cada año, se formarían plantillas competitivas y los mejores jugadores nacionales sonaban en los medios locales como futuribles incorporaciones. Culebrones con los nombres de Ablanedo, Eusebio, Torrecilla, Juan Carlos, Abelardo, Edmundo, etc. ocuparon muchas horas de radio y completaron páginas de periódicos, sin embargo, ninguno vistieron de blanco.

Por el contrario, Dassaev y Maradona sirvieron para que el Sevilla  FC fuera portada a nivel mundial, aunque, personalmente me quedo con su primer gran fichaje Pablo Bengoechea y con dos de los mejores delanteros que ha disfrutado la sociedad en su historia  Polster y Davor Suker. En las diez temporadas que estuvo ocupando el puesto principal, en el banquillo estuvieron entrenadores de talla internacional, un campeón del mundo y un futuro ganador del mayor galardón internacional a nivel de selecciones, Bilardo y Aragonés, pero si hubo alguien que me enamoró por su juego ese fue Cantatore en la temporada 89-90.

Con Cuervas alcanzamos dos clasificaciones europeas, la última en la campaña 94-95.No obstante, la mayoría de las veces ese esfuerzo en formar plantillas competitivas no veía recompensa en los resultados, escuchándose en el estadio la frase que se hizo célebre durante su mandato: "Otro año igual".  En agosto del 95 dejó la presidencia, por problemas con unos avales que debía presentar el club a la LFP, este hecho precipitó su salida y conllevó el adiós de un hombre que entusiasmó de nuevo al seguidor sevillista. 
El segundo motivo que me lleva a este recuerdo, sucedió pasado unos meses. En octubre se jugaba la eliminatoria de Uefa frente al Olympiacos FC, en esa época, al finalizar los partidos, nos quedábamos por la zona de Gol Sur donde veíamos pasar a los futbolistas que recogían sus coches aparcados en ese lugar del Sánchez Pizjuán. Al salir del campo, ya tarde, esperaba enfrente del mosaico el autobús para   volver a Bami, residencia de los estudiantes venidos de fuera de la capital. Estaba sentado, solo en la parada, cuando apareció un Mercedes que paró justo enfrente del estadio, al mirar a su interior comprobé que era D. Luís Cuervas, bajó su ventanilla, miró para el campo ya con las luces apagadas donde lo único que se percibía era el silencio posterior a la batalla. En ese lapso, yo sentí su misma sensación de impotencia, al comprobar que no podía disfrutar del logro tantos años perseguido. Sus lágrimas fueron las mías y esa vivencia siempre permanece en mi memoria.
En definitiva, sirvan estas líneas en agradecimiento a un Presidente que no tuvo la oportunidad de redimir su pecado, casi tres décadas después de su nombramiento, en el día que el club rendirá homenaje a aquellos socios que cumplen 25 años como abonados a un sueño llamado Sevilla FC y serán considerado Fieles de Nervión. 

lunes, 12 de octubre de 2015

El día de la Hispanidad. Gracias Artur Mas.

En la actualidad se ha cambiado el modo de tertulia, las de casinos y medios de comunicación como radio y televisión han perdido importancia, pasando a un segundo plano. Se han sustituidos por la comunicación en las redes sociales. En estos días, he comprobado, en los nuevos foros de discusión, el aumento de comentarios hacia la persona de Artur Mas, en estas reseñas se le dedicaban palabras donde se hacía referencia, en forma de mofa, a su manera de celebrar el día de España. Muchos internautas piensan que este político español es el enemigo más importante de nuestra nación llamada España porque quiere la independencia para una parte de nuestros hermanos llamados catalanes.
 
Sin embargo, yo le doy las gracias a este español de Cataluña porque ha sido capaz de levantar y despertar el sentimiento de español que dormitaba en el interior de la mayoría de los habitantes de este territorio, que siempre ha tenido la configuración de una piel de toro. Hasta hace poco, llevar el símbolo que representaba a la nación, era de facha, de pensar de manera retrograda y estar a favor de régimen pasado que yo, personalmente, no puedo decir si fue mejor o peor porque no lo conocí. La bandera rojigualda permanecía escondida y solo con los éxitos deportivos nos atrevíamos a expresar el orgullo de ser español.
 
Además, ha conseguido aumentar en la comunidad catalana el voto a favor de seguir perteneciendo a España, la coalición que lideraba ha disminuido de manera considerable los representantes en el órgano político, que debe decidir si seguir adelante con este plan separatista. Ha sido el mejor aliado para levantar a personas que permanecían calladas, consiguiendo que la participación en las últimas votaciones aumentara, hecho claramente favorecedor a la disminución de porcentaje en favor de la independencia. Artur Mas ha movilizado a empresario e instituciones representativas en la lucha contra esta cruzada planteada por este personaje. Saben de la necesidad de pertenecer a España para el beneficio de sus intereses. El reflejo es la salida de capital hacia Aragón en los días previos al referéndum electoral.
 
Mi planteamiento está bastante justificado, Mas, desde mi punto de vista, ha generado más a favor de España que en contra. Como decía al principio ha conseguido llenar las redes sociales de banderas españolas, cuando antes se criticaba a aquellas personas atrevidas a portar esa insignia. Siempre es vital encontrar a alguien que prenda la mecha para avivar el fuego interno que permanecía en estado de letargo y en este caso Artur Mas ha sido el pirómano que ha prendido la llama. Por lo tanto, ahora, no hay que esperar a un gol de Iniesta o una canasta de Gasol para decir en voz en grito: "Yo soy Español" .    

viernes, 9 de octubre de 2015

Los numeros avalan una buena clasificación para el Sevilla FC.

La falta de fútbol me lleva a  buscar fundamentos que analicen el devenir de nuestro equipo el Sevilla FC. Como hombre de ciencias pienso que una buena representación gráfica nos ayuda bastante a comprender el funcionamiento de un grupo de trabajo. Lo importante para obtener una buena información es encontrar las variables adecuadas para sacar las conclusiones justas que justifiquen los resultados conseguidos.
 
Este estudio corresponde a las dos temporadas completa de Unai Émery. He cogido cuatro variables agrupadas dos a dos. En la primera comparativa se ha dividido la tabla clasificatoria en bloque de 5 equipos, contabilizando los puntos alcanzado en cada bloque por el equipo. En la segunda se ha reagrupado las jornadas de cuatro en cuatro, contando los puntos ganados por el Sevilla FC.

1.- Puntos conseguidos por el Sevilla FC en función de la clasificación del resto de equipos.

Podemos comprobar cómo en ambas temporadas el club tienen los mismos guarismos con los conjuntos clasificados entre el 1-5; 11-15 y 16-20. Variando con los equipos que ocuparon la posición del 6-10. La conclusión es fácil, el Sevilla FC la pasada campaña no sufrió bajas tan importantes como en la anterior donde tuvo que reconstruir la plantilla. Por lo tanto, en la temporada 2014-2015 el nivel de la plantilla mejoró bastante con respecto a los del mismo nivel que el año anterior. La plantilla dio un salto de calidad con las nuevas adquisiciones, la columna vertebral no se resintió.

2.- Puntos ganados por el Sevilla FC en función de las jornadas.
 
Si comparamos ambas gráficas comprobamos que la diferencia de puntos está en los dos primeros bloques, hasta la jornada 8, a partir de ese momento, se consiguen prácticamente los mismos puntos. En la 20014-2015 se llega a ganar tres puntos más 57 por 54 en la anterior, pero debemos tener en cuenta que en la campaña 2013-2014 se juega con canteranos algunos partidos como por ejemplo el de Getafe, jornada anterior a la final de Turín. Partiendo de la base de los dos años anteriores auguramos un ejercicio en torno a los 68 puntos, atendiendo a los últimos resultados y a la mejoría de la enfermería. En la jornada actual la siete, el Sevilla computa ocho puntos, dos más que la 2013-2014, si conseguimos 60 igual que los dos anteriores llegaríamos a 68. Este año se asemeja al primer, en este ejercicio las bajas de M´Bia, Bacca y Vidal, junto con las lesiones de piezas importantes y la poca aportación de algunas incorporaciones han hecho que el inicio sea similar al del 2013. 
 
 
En definitiva, basándonos en los datos de este estudio, soy optimista para el futuro de la temporada. Además pienso que las cuatro primeras plazas serán más baratas que el pasado año.

 

miércoles, 7 de octubre de 2015

Fuenteovejuna todos a una en Nervión.

No es la primera vez que dedico tiempo en mi rinconcito a hablar del tema de la LFP y su persecución a una parte de la afición sevillista. No es justo realizar un ataque de acoso y derribo a un grupo cuyo comportamiento es el mismo que ofrece cualquier afición de España. Situación reconocida y denunciada por Vitolo en una entrevista a un medio de comunicación. Cada jornada existen los mismos cánticos en los distintos recintos deportivos donde se disputa un partido de fútbol, con la diferencia que es permitido y no es sancionado. En este país existe una constitución donde se dice que los individuos tienen los mismos derechos y deberes, es decir, deben ser tratados de la misma manera sin exceptuar a nadie.
 
Yo entiendo que desde el odio se quiera destruir el núcleo principal de Nervión pero no comprendo cómo mis representantes, esos que dicen vestir y defender mi mismo escudo no luchan contra el enemigo declarado y consiente las vejaciones que están sufriendo estos guerreros del Sánchez Pizjuán. Los Biris son el corazón de nuestro estadio y se puede comparar con un trabajador incansable que día y noche no para de bombear sangre para mantenernos vivos, porque si dejara de mandarla a los distintos órganos, los signos vitales desaparecerían y se produciría la agonía de una afición que tanta gloria ha dado a nuestra entidad.
 
Por lo tanto, la máquina del Gol Norte no puede dejar de funcionar porque sino moriría ese artesano que diseño tantas batallas dando norte y sentido a la fiesta que cada jornada se vive en nuestra casa. No pueden tener la impresión de sentirse solo o defraudado por los suyos, no merecen perder la fe, ni tener la sensación de ser engañado por su propia gente que los acompañó en tantas noches de gloria. El silencio no puede apoderarse de ese espacio como sucediera en tiempos pasados, coincidiendo con la época más nefasta de los últimos tiempos. El equipo necesita de ellos y ellos precisan de la unión de cada sevillista.
 
En consecuencia, esta afrenta no es únicamente con ese sector del campo, sino debemos extrapolarla al recinto completo y la próxima vez que un árbitro maltrate a nuestros jugadores con una decisión injusta, sería preciso que el estadio completo cante a coro los canticos, para igual, que ocurriera en Fuenteovejuna fuéramos todos a una. Demostrando que el sevillismo se encuentra fusionado y estamos en contra de las embestidas que está soportando de forma indigna parte de nuestra grada. Si el Consejo de Administración no es capaz de dar un golpe en la mesa seamos los socios de a pie los que demostremos que con esta afición no se juega igual que sucedió hace veinte años.
 

 

viernes, 2 de octubre de 2015

Salvame Deluxe sevillista..

Como aficionado le doy mil vueltas a la situación del Sevilla FC, intento por todos los medios posibles encontrar una explicación a este momento que vive el equipo. Hemos pasado de la pretemporada más ilusionante en las últimas décadas a la desilusión más grande jamás conocida. Durante los mese de verano solo existían elogios al trabajo de Monchi, era la primera vez que en el periodo estival en un 90% se conseguía las primeras opciones. El seguidor jugaba a ser entrenador y formaba onces donde titulares y suplentes se confundían, el nivel de la plantilla era muy alto.

La pretemporada comenzó, al principio, los resultados no eran los mejores, sin embargo, estos encuentros sirven para conjuntar a los nuevos y formar un bloque. El examen importante era la final de la Supercopa y ese día después de una mala primera parte, en la segunda se tira, según los periodistas y entendidos, de casta y coraje, sacando a relucir eso que hizo grande al conjunto sevillista. La ambición de los futbolistas, la unión en el esfuerzo y la gran labor de Unai Émery consiguen poner contra las cuerdas al FC. Barcelona. En esa fracción de partido la pelotita entró.

A partir de ese momento, en un abrir y cerrar de ojos desaparecen los valores que fueron la base importante sobre la que se sustentaron la consecución de los dos títulos. Desde ese instante solo se conocen derrotas, porque los empates de Málaga y Levante no son buenos resultados y se pueden considerar fracasos. En la Sevilla rancia se inicia una fase donde emergen viejos fantasma del pasado relacionado con el ambiente en el vestuario, la amistad entre el entrenador y el presidente y la lucha de poder. Con la victoria a los alemanes el discurso cambia y se cambia pero esto no dura nada al caer derrotados de nuevo frente al Celta y Las Palmas.
 
Yo concibo que los profesionales y los aficionados busquen justificaciones a la mala clasificación y a la imagen dada por la plantilla y el cuerpo técnico. Sin embargo no estoy de acuerdo con las tonterías que se dicen en muchos sitios. El grupo de los franceses existía la temporada pasada, los problemas con jugadores también, hemos olvidado a Aspa y Deulofeu, la pelea por el sillón presidencial no es nueva. La única diferencia está en los triunfos antes se ganaba y ahora se pierde. Hay que aprovechar para vender y ganar audiencia. Esto tiene más morbo que discutir sobre la planificación de partidos en pretemporada con tantos viajes o el papel de Monchi en la no contratación de un portero o un lateral derecho de garantía o la falta de adaptación de algunos fichajes o el volumen de lesiones tan importante.
 
Por lo tanto, cada uno que escoja el camino que desee realizando una crítica de valor o cayendo en un Sálvame Deluxe sevillista.