Páginas vistas en total

domingo, 27 de septiembre de 2015

Unai Émery "El Cambiador"

Desde siempre he defendido el reconocimiento de la persona por sus méritos y sus logros. Me duele y no comulgo con aquellos que quieren hacer leña del árbol en los momentos de debilidad. Es injusto pensar y creer que lo conseguido por nuestro técnico ha sido debido a la flor que muchos afirman que tiene en cierta parte del cuerpo. Unai Émery ha hecho campeón al Sevilla FC por sus virtudes y valía, demostrando ser superior a equipos con mayor presupuesto. Yo he criticado sus inicios e incluso, como ya he dicho otras veces, pedí su dimisión después del partido frente al RC. Celta de Vigo, pero rectificar es de sabio, aunque algunos eso todavía no lo han asimilado algunos.

Es sencillo y a la vez simple criticar la alineación del miércoles pasado frente a Las Palmas, sin saber, que esos eran los onces titulares capaz de disputar un partido de forma decente, no había más, en un campo impracticable donde algunos futbolistas viajaron porque querían dar la cara y no dejar tirado al equipo. En el Sevilla FC los jugadores pueden estar mejor o peor pero los viejos no dejan tirado al escudo. Entre ellos cito a Vitolo, Reyes y Gameiro. Los tres que incluso no estando al 100% tuvieron vergüenza de saltar al estadio Insular.

Es sencillo y a la vez simple hablar "solo" de Konoplyanka como el salvador frente al Rayo Vallecano y no alabar la decisión de Unai Emery en el momento clave, cuando N´Zonzi sufre problemas musculares. Ese es el punto de inflexión del partido, podía ver actuado siguiendo la corriente del público, poner en el terreno de juego a Inmobile y jugar con dos puntas. El aficionado contento pero el equipo roto, sin robar una balón, metido en su portería y sufriendo los contraataques del conjunto madrileño. Además, introduce a Mariano jugador crucificado el domingo anterior por el sevillismo en defensa. Sin embargo, Unai apuesta por el brasileño y Cristóforo que, para mí, fue el jugador clave en el tramo final.

El uruguayo mantiene con su presión al contrario alejado de nuestra área, roba balón e incluso hace mejor a Krycho en esos minutos. El Sevilla FC necesitaba un jugador por banda que llegara y centrara bien, porque al cortar balones en terreno contrario llegaríamos arriba con más facilidad y superioridad como sucedió varias veces. Por lo tanto, Unai "El Cambiador" volvió a acertar, el único problema es que en estos tiempos hay muchos que no reman en la misma dirección que el entrenador y quieren recuperar el terreno que el de Hondarribia les ganó con las dos Europa League. En esta vida cuesta trabajo dar el brazo a torcer. Yo reconozco que con Unai me equivoque y ayer volvió de nuevo a salir airoso.

En conclusión, cada uno puede quedarse con lo que desee de la función de ayer. Yo lo tengo claro, la calidad de Konoplyanka aunque por encima la capacidad de Unai y la presión de Cristóforo fundamental para la victoria.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Septiembre siempre septiembre.

Necesitaba parar un poco, descansar y tener la mente en otros menesteres, el comienzo del curso y las fiestas septembrinas me absorben bastante tiempo, para volver de nuevo al reencuentro con mi blog y seguir contando mis historias con la misma motivación que el primer día. Septiembre lo siento como un mes de recuerdos, de evocaciones del pasado, de buscar en la vieja cómoda las fotos de La Palma antigua, donde las calles se llenaban del olor a uva pisada y molturada en el lagar. Mi pueblo bodeguero no quiere perder aquellas raíces porque aún sueña con recuperar aquel pasado prospero donde esta localidad se convirtió en un núcleo importante de negocio.
 
Desde hace tres años, el último viernes del noveno mes del año paseo por la vieja Híspalis porque esta ciudad no es para correr sino para disfrutar pausadamente de su río, que baña dos orilla Sevilla y Triana,  su arco macareno lugar donde todo el año se cambia tristeza por esperanza, sus murallas símbolo de defensa de una ciudad que jamás fue derrotada y su prado de San Sebastián con remembranza a fútbol y feria. Sin embargo, el reloj se para en Torneo donde rescato mi ayer y vuelvo a percibir las sensaciones del principio, mi mente se colma de vivencias pasadas, necesito reconquistar fotogramas guardados pero no arrinconados.
 
En esas imágenes oteo como se extinguen las luces que dieron vida a la Expo del 92, aquel espacio que durante siete meses fue día y se convirtió en noche oscura para siempre, observo un paseo colmado de gente que quieren apoderarse de un camino nuevo abierto al sevillano con la desaparición del muro del ferrocarril y entre esa tropa veo a dos jóvenes estudiantes que corren mientras sueñan con vivir la vida a su manera, que piensan en presente pero mirando al futuro de reojo, sin saber que el destino no lo escribimos nosotros y el guión de la vida se puede romper en el instante menos esperado. Nunca pensé que la meta estuviera tan cerca que nuestros caminos se separarían tan rápido. Tú cogiste el más largo, dicen que el de los grandes, que ahí donde estás hace falta gente buena y tú lo eras con tu sonrisa eterna.
 
Torneo siempre será Torneo el lugar donde compartimos nuestra amistad que cada día recuerdo cuando me cruzo con la niña de tus ojos.



   

domingo, 13 de septiembre de 2015

De la pizarra al césped.

Han transcurrido dos meses, desde aquella primera quincena de julio, cuando el sevillismo contaba los días para comenzar la liga. Nadie quería esperar, no importaba saltarnos la pretemporada, la ilusión y la confianza desatada por el trabajo de Monchi estaba por encima del papel del entrenador, no era necesario el trabajo de campo, puesto que, de la pizarra al césped el trayecto es pequeño. Todo parecía perfecto, solo faltaba que el balón empezara a rodar para ver caer las victorias como la fruta madura. En el folio el aficionado comprobaba el poderío de la plantilla, al colocar dos onces de nivel uno titular y otro suplente. En ningún momento se pensó que el equipo hay que armarlo y llevarlo del papel al campo. Hay entra en juego el papel del Unai Émery para alcanzar el equilibrio y poner cordura.
 
Cada uno en la vida es esclavo de sus palabras y yo lo soy, no me cuesta reconocerlo. Personalmente, fui duro con el técnico vasco al concluir el partido disputado frente al R.C. Celta de Vigo en la temporada 2013-2014, incluso, me atreví a pedir su dimisión. El tiempo me puso en mi sitio y me demostró que no es correcto hablar en caliente y es necesario esperar un periodo para pedir cuentas. Aprendí que la confianza en un proyecto o una persona no se pueden perder en un instante. Hoy mi forma de actuar con un profesional que ha demostrado de sobra su capacidad para dirigir este proyecto es distinta, yo no pongo en duda su potencial para guiar a este plantel, sino que lo defiendo contra todo aquel que escondido o resentido desea el fracaso del proyecto para aumentar su ego.
 
Pienso que esta temporada tenemos mejor plantilla pero nos va a costar más esfuerzo conseguir el bloque. Las bajas de este año son más importantes que las del curso anterior. Se ha perdido consistencia en el centro del campo con la marcha de M´Bia, la seguridad en la parte central de la defensa por las bajas y, además, Carlos Bacca disimuló estos problemas del inicio pasado con sus goles. No veo tanta disparidad en el juego en la actualidad y el del pasado ejercicio por esta época. En definitiva, la diferencia radica en la pelotita, que este año nada más ha querido entrar una vez y no se ha conseguido ninguna victoria.
 
Siempre he pensado que el éxito se distancia del fracaso de forma directamente proporcional al trabajo y esfuerzo realizado para conseguir los objetivos y, precisamente, yo esta faceta no la pongo en tela de juicio porque creo en la dedicación del cuerpo técnico y en la calidad de los jugadores. Ahora solo falta que la afición siga pensando que los sueños del la pizarra se pueden extrapolar al terreno de juego porque potencial hay para desarrollar todo ese fútbol dibujado en el papel en el césped, aunque no pensemos que va a ser fácil. Por lo tanto, deleguemos en estos profesionales nuestras ansias de triunfos y disfrutemos de los logros conseguidos porque el martes, después de seis años, las estrellas volverán a visitar el Ramón Sánchez Pizjuán. 
 

viernes, 4 de septiembre de 2015

Gameiro: el mejor delantero en las últimas 30 temporadas.

Los seguidores del blog saben de mi afición por los números y los estudios estadísticos porque hay veces que desmontan algunos mitos o ayudan a reconocer los meritos de algún profesional poco mediático. Se habla en estos días de descanso del problema de gol que presenta en las primeras jornadas el Sevilla FC. Se ha marchado Carlos Bacca, para una gran mayoría, el mejor delantero de la plantilla. Por lo tanto, este hecho me ha dado pié a analizar el rendimiento de los goleadores del conjunto de Nervión desde Scotta, mi primer ídolo, hasta la actualidad.
 
Por el barrio de Nervión han desfilado jugadores de nivel mundial, entre ellos, Davor Suker, máximo goleador de un mundial. Muchos son los nombres que se recuerdan entre los seguidores del Ramón Sánchez Pizjuán. Si nos atenemos a los resultados comprobaremos una gran diferencia entre el promedio cosechado por los jugadores internacionales y nacionales. Tan solo, un futbolista de nuestra nación se puede acercar a los dígitos alcanzado por los extranjeros. Negredo ha conseguido un gol cada 142,82 minutos jugados, igualando a Carlos Bacca y colocándose como el cuarto mejor de esta época.
 
Entre los delanteros, Zamorano me ha llamado la atención por su registro tan bajo, lo considero sobrevalorado en su rendimiento porque entre los foráneos ocupa el lugar 14 con un gol cada 238,52 minutos. También, Dario Silva, el jugador llamado a abanderar el "salto de calidad" necesitaba 342,89 minutos para conseguir un gol. Por el contrario, Gameiro, Luis Fabiano y Baptista ocupan el pódium de mejor promedio realizador. Con respecto a los españoles, Negredo; Kepa y Moisés García están por debajo de los 200 minutos, el resto supera este valor, incluso llegando hasta los 379,98 de Ramón Vázquez. Un dato interesante Fernando Llorente en la Liga BBVA cada 203,42 minutos festeja un gol.
 
Para finalizar decir que este estudio recoge únicamente los minutos jugados y los goles anotados. Obteniendo un coeficiente que indica el tiempo en marcar un gol. Está claro que cada delantero tenía unas características distinta por ejemplo Luís Fabiano era más rematador y Kanoutte además del gol aportaba otros aspectos al juego del equipo. Los números sirven para sacar conclusiones pero de forma razonable.

Promedio delanteros nacionales.


Promedio delanteros internacionales.
 

 
Espero que el estudio haya sido de vuestro interés.