Páginas vistas en total

viernes, 31 de julio de 2015

El poder de una afición.

Hay situaciones en nuestra existencia difícil de relegar a un segundo plano, es imposible borrar ciertos hechos que quedan perpetuados en algún rincón de nuestro interior ocupando un espacio imposible de vaciar. Existen fotogramas a lo largo de la vida que nos acompañarán para siempre, aunque formateemos el disco duro de nuestra memoria permanecerán estáticos, siendo imposible de eliminar. Han pasado veinte años, la vida, en este periodo, nos ha deparado infinidad de momentos bonitos para ir suprimiendo los malditos. Ocho títulos llenan la sala de trofeos del viejo Nervión que han proporcionado infinidad de imágenes fastuosas, colmando, también, las vitrinas donde los sevillistas almacenamos los recuerdos que han ido forjando el amor a un escudo, pero no han servido para postergar las del 95. 
 
Nadie olvidará nunca aquel jueves de feria ni el gol que dejó para siempre inmortalizado en las retinas del aficionado a un niño del barrio, que con el veintisiete a la espalda nos subió al cielo por un instante para fundirnos en un abrazo con el ser querido, que nos acercó de la mano al Sánchez Pizjuán en época de sequía de triunfos y tuvo que emigrar al espacio celestial por los años ya cumplido. O la culminación en la noche holandesa de mayo, cuando las lágrimas de tristeza derramadas en aquella tarde del Tartieres se convirtieron en llantos de alegría porque conquistamos la copa, aquella que para algunos tienen forma de paragüero y para nosotros el molde perfecto. Después vino la manita en el Bernabéu, la visita a Mónaco, la toma de Escocia, el desembarco de Madrid, el destierro de Barcelona a más de 1000 kilómetros, el gol de Gameiro en Turín donde recuperamos a la prometida que juramos amor eterno y, por último, Varsovia para convertirnos en el club más laureado con cuatro Europa League.  
 
No obstante, cada cierto tiempo el sevillismo exhuma de la memoria las evocaciones que nos quedan del martes 1 de agosto de 1995 cuando el universo se derrumbó alrededor nuestra. Sonaban las señales horarias, el avance informativo de cualquier cadena radiofónica iba a comenzar, sin apenas atención, esperábamos cualquier noticia nacional o mundial sobre un suceso intrascendente que movía a la nación o al mundo en la monotonía de una tarde de verano. Sin embargo, el corazón nos dio un vuelco al escuchar que Sevilla FC y Real Celta de Vigo descendían a 2ªB por no presentar avales por valor de 85 y 45 millones de pesetas respectivamente. No convivíamos con las redes sociales y la radio fue la aliada en estas primeras horas. En esa época comenzaba  a mandar un nuevo guerrero en los programas deportivos, de nombre, José Ramón de la Morena, aunque los oyentes confiábamos en la opinión del auténtico Cid Campeador de las ondas, José María García, capaz de solucionar los problemas sin necesidad de la justicia ordinaria. Desde el pitido inicial se posicionó a favor de los interese de ambas sociedades, tranquilizando a las aficiones.
 
En la ciudad, el sevillista de a pie tomó el gobierno, los consejeros desaparecieron y las puertas del estadio cerraron a cal y canto. Unos jóvenes, Ernesto, hoy @NODOSFC1890, y Javier, de forma espontánea propusieron una manifestación para la misma tarde del 2 de agosto. El llamamiento a la afición se realizó con la ayuda de Miguel Ángel Moreno y los micrófonos de la SER. La convocatoria congregó más de 20.000 corazones en las inmediaciones del ayuntamiento, para la eternidad quedará la portada de ABC con la Avenida de la Constitución pintada al completo con los colores del Sevilla FC. Esa era la primera piedra puesta para cimentar un triunfo que tuvo su rúbrica la mañana del 16 de agosto.
 
Observando desde la distancia que da el paso de dos décadas y  analizando bastante veces lo sucedido, mis conclusiones están muy bien sustentadas en unos fundamentos que tienen un gran peso. Este fue el triunfo del jugador número 12, la afición cogió el mando de las operaciones y el fútbol español se asustó de unos gladiadores que de manera pacífica pusieron encima de la mesa sus armas, la pasión por unos sentimientos que están por encima cualquier adjetivo calificativo. El poder de las acciones desaparecieron y por unos días el título de SAD se esfumó del nombre de la entidad para volver a ser el Sevilla FC, eterno, que supera a cualquier héroe de pacotilla. En este periodo transcurrido desde el descenso ha habido otros y ninguno se ha solucionado por la voz de la afición. Esto demuestra lo grande que es la parroquia que tiene en el barrio de Nervión su santuario y no omite su pasado porque le ayuda a seguir creciendo en el presente y futuro.   
 

martes, 28 de julio de 2015

Un programa Erasmus para los canteranos.

Continuando la línea de la entrada anterior y utilizando su argumento para justificar este artículo, me permito emitir mi idea de como actuar con el jugador canterano que ha completado un ciclo en el Sevilla Atlético. Si extraemos una serie de conclusiones del aquel escrito comprobaremos el giro dado por la entidad con respecto al futbolista criado en la Ciudad Deportiva Cisneros Palacios. El buen momento económico ha permitido comprar profesionales con mayor nivel, aumentando la calidad de la plantilla y la exigencia a la hora de cumplir los objetivos. Este cambio, en la forma de proceder de la entidad, influye en las decisiones del cuerpo técnico, el cual, al tener mayor responsabilidad confía menos en el niño formado en los escalafones inferiores porque necesita resultados a corto plazo. 
 
La nueva espiral donde ha entrado el club, jugando constantemente partidos importantes, no facilita la posibilidad de formar futbolista, como sucedía en la década de los ochentas. En estos tiempos, el jugador que asciende debe competir al máximo, sin tener periodo de adaptación, por unos logros muy distintos a los del filial. Por lo tanto, el escalón a subir es muy alto quedando muchos de ellos en el intento incluso siendo internacionales con las selecciones de su edad. No guarda una relación directamente proporcional los éxitos de la cantera con la repercusión en el primer equipo. Se ha perdido la generación que consiguió dos Copa del Rey juvenil ganado al FC Barcelona y ATH de Bilbao con componentes que demostraban tener cualidades suficientes para jugar en profesionales.
 
Por lo tanto, es el momento de cambiar  la manera de gestionar estos recursos, no se puede desaprovechar hornadas en los terrenos de 2ªB. Desde mi punto de vista, es la categoría más difícil del futbol español, puesto que son niños luchando frente a hombres, en la mayoría de los casos, curtidos en mil batallas. El estilo de juego no se adapta a las condiciones de estos peloteros, en esta división, prima más la fuerza que la calidad, convirtiéndose en una tortura cada jornada para estos jóvenes que acaban aborreciendo el futbol o perdidos en el desierto de la tercera.
 
En consecuencia, veo necesario ceder los canteranos a entidades de superior categoría para salvar el muro que supone el salto de dos divisiones, además de conseguir que el futbolista se forme en unos campos más acorde a sus cualidades. No debemos tener miedo a conceder una beca Erasmus de un año a estos profesionales para mejorar en su formación. Juan Muñoz, Antonio Cotán, Luismi y Carlos Fernández deben abandonar por un año nuestra disciplina, no deben malgastar esta temporada en el filial porque su proyección se estancaría. Es el momento de tener minutos y no esperar una oportunidad en el Sevilla FC que lo más seguro no se produzca. No hipotequéis vuestro futuro y mirarse en el espejo de David Silva cedido a Éibar y Celta antes de triunfar en un grande.

viernes, 24 de julio de 2015

Un mito del pasado.

El pasado domingo, con la tranquilidad de un partido de prentemporada, me fijaba en detalles que en otro encuentro con la intensidad de la competición pasarían por alto. Mencionaba el locutor los nombres de Campaña y Dani Jiménez, y justo en ese momento, vinieron a mi memoria recuerdos no muy lejanos. Hace menos de un lustro estos niños de la cantera movían al sevillismo en masa. La ciudad deportiva rebozaba ilusión por ver una generación que hacía soñar de nuevo al aficionado.
 
En mi infancia escuchaba hablar a los mayores de la importancia y dependencia de la cantera. El Sevilla FC era un equipo creado desde la base que proporcionaba la Cisneros Palacio. El aficionado sevillista entiende de fútbol y sigue los escalafones inferiores. Muchos de estos aficionados piensan, en la actualidad. que seguimos siendo un equipo de cantera Sin embargo, tengo la sensación que esto es un mito del pasado y  la cantera dejó hace tiempo de ser el principal proveedor del primer equipo. Como siempre mis análisis van acompañados de números, he realizado tres gráficos donde comprobamos que mi idea puede ser cierta.
 
El estudio está realizado desde la temporada 80-81 hasta la 14-15. En una primera comparamos el número de futbolistas canteranos con el total de componentes de la plantilla, en la segunda están recogido el número de partidos totales jugados por los canteranos y en la tercera el porcentaje de minutos jugados. En este estudio cuentan todos los futbolistas que han jugado como mínimo en el Sevilla Atlético.

Gráfico 1.

Se puede comprobar al principio de los ochenta la importancia del jugador canterano hasta la temporada 88-89. Es la época del nuevo rico con la venta de los terrenos aledaños al Sánchez Pizjuán. Luis Cuervas comienza a diseñar un Sevilla FC donde comienza a llegar futbolistas de fuera, se olvida al de casa. La bonanza económica siempre ha sido mala aliada para los escalafones inferiores. Con la llegada de los problemas en la 95.96 aumenta la participación de la cantera debido a la llegada Juan Carlos Álvarez que sube al primer equipo. Después vuelve a disminuir alcanzando las cotas más bajas en los años de Juande Ramos y sube un poco en los años de transición hasta el nuevo Sevilla FC campeón.

Gráfico 2.
En esta imagen se sigue corroborando los datos anteriores, debemos tener en cuenta que a partir del año 95 muchas de las intervenciones son de pocos minutos o se producen a final de temporada en los años donde no se consiguen los objetivos. Esto lo vamos a observar mejor en el siguiente esquema.

Gráfico 3.
 
Este gráfico demuestra a la perfección que hemos dejado de ser una entidad basada fundamentalmente en la cantera, como sucedió hasta finales de los ochenta. En esas temporadas se supero por dos veces el 70% de los minuto, es decir, casi 8 futbolistas en el once eran de la casa. A partir de ahí disminuye rápidamente colocándose en torno al 30%, lo que se traduce en tres componentes ascendido desde el Sevilla AT. Después sube con la época de confusión en la sociedad que culmina con el descenso. Tan solo en la temporada 11-12 que no nos clasificamos para la UEFA volvemos a superar el índice del 30%. También debemos hacer referencia a que en los últimos cursos futbolísticos se ha fichado jugadores del tipo Fazio, Perotti y Armentero que venían casi formado y se han recuperado futbolistas que han venido de vuelta como Carlos Domínguez, Jesuli o Reyes. El nivel más bajo se ha producido en la última temporada.
 
Por lo tanto, la buena salud económica y los buenos resultados son malos compañeros de viaje para los componentes de la cantera, los cuales se benefician con las situaciones contrarias. Con estos datos yo concluyo que desde la llegada de Luis Cuervas dejamos de ser un club donde el principal argumento era la cantera y únicamente se recurrió en los malos momentos deportivos o puntualmente por lesiones. 

miércoles, 22 de julio de 2015

160 años la misma imagen invariable.

Al mediados de mayo, cuando "la caló" comenzaba a apoderarse de los días y se presagiaba un verano que recordaba a aquellos de mi niñez donde los termómetros marcaban grados sin tener compasión de los jornaleros que trabajaban mañana y tarde en las labores cotidianas del campo. Se celebraba en nuestra localidad un concurso de pintura rápida, el pueblo se atestaba de artistas en busca de la imagen que fusionara la personalidad de la villa y el estilo del autor. Entre las obras logré divisar de forma disimulada una que provoco en mí un momento de reflexión.

El lienzo plasmaba la Plaza de España y esa mirada furtiva tuvo consecuencia en mi memoria, retrocedí a la plaza de mi infancia, comprobando que estaba muy cambiada con respecto a la actualidad. La casa de Tirado de finales de los setenta, derruida y maltratada por el tiempo, que dilapidaba la categoría de casa señorial de finales del siglo anterior, se ha convertido en el ayuntamiento de la villa con una fachada rejuvenecida. La esquina de la calle San Juan ha sustituido el nombre del patrón de Sevilla por una palabra en otro idioma que quiere la independencia de España. Las ventanas de la vieja cárcel que servían de escapatoria para las suplicas de los presos se han transformado en una puerta que da entrada a Gestión tributaria. La confitería ha cambiado de look, ha desaparecido aquella puerta blanca que unía la casa con el negocio, el café no lo sirve Ignacio "El Cumbre" y los billares de la parte alta se ha convertido en dos viviendas.

La oficina del Ocaso ha dejado de convivir con la familia Cabello. El casino no tiene el encanto de la etapa anterior con su fachada repleta de sillones de mimbres donde los socios formaban las tertulias al caer la tarde perpetuando el señorío de la Villa. El cine se ha transformado en el Gran Teatro España desapareciendo sus viejas  rejas donde colgaba la cartelera de la película que se proyectaba. La casa del zapatero ha pasado a formar parte del espacio escénico. El Banco Hispano Americano es historia de la banca española. En el rincón, Andrés no despacha helados, la heladería solo permanece en la nostalgia del palmerino. El color azul y verde de los kioscos se ha transformado a una tonalidad metalizada perdiendo el matiz que los diferenciaban. La Huelvana y Ana no llegan con sus puestos, dejando libre el espacio que ocupaban frente al cine y la iglesia. El suelo ha eliminado las líneas de losetas rojas que dibujaban rectángulos en el suelo y la fuente se ha retranqueado unos metros hacia detrás.

Sin embargo, hay una instantánea que es la misma, que perdura inmutable al paso del tiempo, cada 15 de agosto, la puerta de la iglesia se abrirán de nuevo para recuperar la estampa de siempre, aquella que permanece inalterable con los años. La misma fotografía de antaño se repetirá en La Palma del Condado. La Virgen del Valle de nuevo se detendrá en el dintel de la puerta de la iglesia fundiendo el pasado con el presente. El hombre se transformará en niño recordando épocas pasadas, cuando el venía de la mano de sus padres, los cuales, cumplían con la promesa de sus antepasados que pidieron clemencia frente a la epidemia de cólera que azotaba la localidad. Por lo tanto, esa noche es el momento de volver a nuestras raíces y estar con nuestra madre para seguir manteniendo una tradición de 160 años.  

martes, 21 de julio de 2015

De Sanjosé a Moreno.

El Sevilla FC colgaba el pasado domingo en su página web la noticia que el VIII Dorsal de Leyenda del club reconocería a la persona de Curro Sanjosé. Un jugador que simbolizaba a la perfección la idiosincrasia del club en la década de los setenta y ochenta, que sentía el escudo defendido desde niño en los campos de albero de la provincia e imprimía a los compañeros venidos de otros lugares la casta y el coraje que siempre han caracterizado al futbolista criado en la carretera de Utrera.
 
Esta distinción me ha llevado a realizar un estudio de la evolución e influencia del pelotero canterano en la composición de la parcela defensiva en la plantilla del Sevilla FC desde mis primeros recuerdos de la infancia. Como comprobaremos a lo largo del documento el futbolista de la casa ha ido perdiendo protagonismo conforme han ido avanzando los años. Percibiremos que hasta la salida de D. Gabriel Rojas de la presidencia no se realiza una incorporación a la defensa de un foráneo.  Se puede concluir esta introducción con el dato importante que al menos tres canterano han manejado el vestuario hasta la temporada 96-97 donde el descenso propició la salida de: Martagón y Jiménez. En los últimos tiempo el entramado defensivo está constituido, casi en su totalidad, por jugadores proveniente de la liga francesa.   
Iniciaremos la reflexión en el final de la década de los setenta  cuando la retaguardia era patrimonio exclusivo de la cantera. En la temporada 77-78 la muralla sevillista presentaba una formación titular en la que destacaban: Juanito, Rivas, Gallego y Sanjosé. Era una etapa donde los niños relatábamos de carrerillas la alineación puesto que no existía el volumen de partidos que hay en la actualidad y el concepto de rotación era impensable. En la siguiente temporada se añade a este grupo el nombre de Antonio Álvarez para los más jóvenes puede que en su memoria solo permanezca la imagen de un entrenador, en los que estamos cerca de los cuarenta o superamos esa edad será siempre “El Mariscal del Área”, el líbero de mayor calidad técnica y mejor colocación que ha pisado un terreno de juego en España. Estas plantillas se completaban con futbolistas como: Pulido, Valencia, Curro y  Diosdado. Ellos tenían menos protagonismos aunque siempre suplían la ausencia de alguno de los titulares con la suficiente eficiencia.
Con el comienzo de una nueva década dan el salto al primer equipo: Nimo y Serna, que junto a Álvarez y San José formaron la defensa que paseó el nombre de Sevilla por Europa con Manolo Cardo como entrenador.  En el final de su periplo emergió otro gran canterano, Manolo Jiménez, que cogió el testigo de los anteriores y durante catorce temporadas enarboló la bandera del sevillismo, tanto dentro como fuera de nuestro territorio, participando en el mundial de Italia 90. En la campaña 87-88 se realizan los dos primeros fichajes defensivos que recuerdo: Salguero y Josimar, un central que procedía del Real Madrid y un lateral derecho que destacaba en la selección brasileña y pasó sin pena ni gloria por nuestro club. Finalizando los ochentas surgen los nombres de: Nando, Martagón y Prieto, que se consolidan en el equipo de la mano de Vicente Cantatore. En estos diez años, también tienen minutos hombres como: Juan José, Curro, Grande, Juani, Tirado y Serrano un delantero que Cantatore colocó en el lateral derecho sin acabar de funcionar.
El cambio de política en el Sevilla viene de la mano de D. Luís Cuervas, se venden los terrenos aledaños al estadio y esta inyección de dinero permite la adquisición de jugadores nacionales que destacan en sus equipos. En este apartado podemos incluir a: Diego Rodríguez, Mino, Cortijo, Juanito, Soler y Pedro. Solo, Diego y Soler cumplen con las expectativas creadas y junto a Jiménez, Martagón y Prieto mantienen el nivel defensivo hasta la mitad de los noventas. En la temporada 96-97, año del descenso da el salto al primer equipo Juan Velasco que se convierte en pieza clave en la vuelta con Marcos Alonso a la primera división junto a Carlos Marchena que obtiene el título de Campeón Mundial Juvenil, siendo incluido en el once ideal del torneo. 
A finales de los noventas debutan muchos canteranos principalmente por la situación convulsa del club donde son destituido varios técnicos, ocupando sus puestos los entrenadores del filial que tiran de cantera para finalizar la temporada, debutando jugadores como: Galván, Corona, Rico, Cañas, Manuel Ángel, Paco Mije y Germán.
Con el nuevo siglo llega al equipo Joaquín Caparros que cuenta con la factoría de la Carretera de Utrera, circunstancia que produce el debut y consolidación de grandes jugadores en el primer equipo conduciendo a la entidad a la consecución de seis títulos. Si analizamos el rendimiento de las plantillas, tan solo, un defensa, Sergio Ramos, en la temporada  2004-2005, ha superado la treintena de  partidos con el utrerano en el banquillo. Hemos de decir que en la temporada del ascenso contó con Prieto en el eje de la zaga formando pareja con Pablo Alfaro a partir del segundo tercio de competición. En este ciclo, jugadores como: Oscar, Pablo Ruíz y David Prieto, tienen apariciones esporádicas en el equipo titular pero no llegan a echar raíces en la plantilla. Se da la circunstancia que se fichan para la defensa jugadores que cumplen a la perfección con las características que han aportado estos futbolistas canteranos a lo largo de estas cuatro décadas y perfectamente se podían haber formado en la ciudad deportiva “José Ramón Cisneros Palacios”, ningún sevillista podrá olvidar a: Pablo Alfaro, David Castedo y Javi Navarro.
En los últimos años solo Crespo, David Prieto y Luna han participado más de diez partidos como titular y únicamente Cala y Alberto Moreno de la cantera han superado la treintena de encuentros partiendo desde el inicio. En las últimas temporadas,  además de los anteriores, solo: Casado, Lolo, Bernardo y Moi  han disputado algún  partido de titular en la defensa del Sevilla FC. Mención especial merece Antonio Puerta que hoy en día dominaría el lateral izquierdo a nivel nacional por las condiciones que atesoraba y el vestuario del Sánchez Pizjuán por su carisma y personalidad.
En consecuencia, hemos observado como la cantera ha pasado de ocupar un papel importante en la defensa durante veinte años a quedar prácticamente huérfana de efectivo en el último quinquenio. Comentar que la mayoría de los jugadores de la cantera que  han desempeñado su labor en esta zona del terreno de juego de forma regular han vestido la camiseta de la selección española en alguna de sus categorías teniendo como colofón la convocatoria de Sergio Ramos y Marchena para la Eurocopa y Mundial que consiguió nuestra selección. Por lo tanto, concluyo este repaso con la misma idea que lo inicié. En periodos anteriores era fundamental la aportación de un jugador con el gen de la casta y el coraje para conseguir los objetivos propuestos e inculcar en el vestuario los principios y la forma de entender unos sentimientos basado en estos principios.
En este artículo aparecen reflejado los nombres  de los canteranos que han disputado al menos un partido como titular desde la temporada 77-78.

jueves, 16 de julio de 2015

Un grande sin olvidar su pasado.

Hoy 16 de julio festividad de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, es el día marcado en el calendario como la fecha de inicio del nuevo proyecto modelado y esculpido por la factoría comandada por Ramón Rodríguez Verdejo, el León de San Fernando, el hombre que lloró en Varsovia arrodillado mirando a los suyos, compartiendo la alegría en noche de victoria pero que no olvida la lágrimas derramadas en un rincón del Carlos Tartieres en tarde de desolación cuando la soledad del perdedor era su única compañera.

Monchi no nació sevillista pero se fusionó a una generación de aficionados que crecimos levantando títulos en nuestra ciudad, la vecina Huelva, Marbella, o la lejana Estella. Eran torneos de verano de aquellos que proliferaban en la década de los setenta, ochentas e incluso principio de los noventas que servían para ilusionar a los parroquianos. Cuantas campañas de abonados se fundamentaron en la conquista de estas copas, no existía un lema, ni un anuncio que conmovieran los corazones rojos, solo un trofeo estival que hoy al lado de las cuatro UEFAS parece insignificante pero tanta pasión levantó en época de necesidad.

Los niños que hoy superamos los cuarenta recordamos los goles de Scotta y Francisco al eterno rival,  Bertoni a la Real Sociedad en el año 1981, López, Santi, Magdaleno y Pintinho al PAOK, López y San José en propia puerta en el Bernabéu, Cholo, Suker y Polster en el Nou Camp, Suker al Olympiakos,  Tsartas y Quevedo al Villareal o Inti Podestá como lo de los títulos porque esas batallas ganadas, para nosotros, tenían rango de finales. También conocimos derrotas amargas en Portugal  frente al Sporting de Lisboa en UEFA con el gol en el último minuto de Antonio Álvarez en propia puerta o el robo de García de Loza en Nervión frente al Real Madrid de la Quinta del Buitre en 1986.
 
Puede que para muchos de mis contemporáneos estos recuerdos se encuentren encerrados en un trastero  lejano de su memoria con difícil accesibilidad. Sin embargo, yo los tengo muy presente, siempre, porque nunca debemos olvidar de dónde venimos para saber lo grandes que somos en la actualidad. Igual que Monchi no deja cicatrizar las heridas del 1 de junio de 1997, yo cada 3 de junio celebro el gol del uruguayo que nos dio el ascenso con Caparros. El técnico utrerano comenzó la cimentación de coloso actual que con el tiempo permitió los goles de Puerta, Luís Fabiano,  Maresca,  Renato,  Kanoutte,  Adriano,  Capel,  Navas,  Gameiro, Krycho o Bacca.
 
Por lo tanto, yo entiendo las palabras de Wellington, jugador del Málaga, ganar al Sevilla FC en los tiempos que corren es derrotar a un grande de España y Europa y tendrá la aureola de premio grande.
 
 

    

martes, 14 de julio de 2015

Los principios de Groucho Marx.

Después de una semana de vacaciones donde he desconectado de las redes sociales vuelvo a retomar mi blog con la misma ilusión que comencé hace un año.
 
Groucho Marx está calificado como uno de los mejores cómicos que ha dado la historia. Desde mi punto de vista, lo considero un adelantado a su tiempo, hoy en día, con toda seguridad, saturaría los espacios escénicos con sus monólogos. Su naturalidad, su indiferencia o despreocupación por el orden convencional le hacen un personaje cuya forma de pensar no envejecerá con el paso de los años. Su espontaneidad ha dejado un gran arsenal de expresiones grandilocuentes que son sentencias reales y no utópicas.
 
Hoy es 14 de julio día del "pobre de mí" que cantan los mozos en la ciudad de Pamplona, llega el fin de la fiesta en honor a San Fermín, aunque en las principales urbes mundiales sea más conocida por sus encierros donde los toros toman el protagonismo, que por la fiesta religiosa en honor al santo. Por consiguiente, mientras los parroquianos del lugar disfrutan de la procesión y de los actos toristas, los foráneos viven principalmente de las celebraciones paganas en torno al toro. En la actualidad sería imposible expulsar la tauromaquia de la ciudad de Osasuna, nombre con el que cristiané a esta villa en mi niñez por la influencia del fútbol en mi infancia.
 
Nadie con un poco de sentido común intentaría eliminar del programa de festejo las corridas de toro por la tradición tan arraigada en el  pueblo, esta forma de actuar es intrínseca a unos habitantes que entiende las costumbres como algo que debe perdura de forma eterna. Es inviable luchar, en ciertos lugares, con los hábitos de una población que levantaría en armas contra el personaje o grupo ideológico que plantease derrocar los encierros de las calles pamplonesas en las calendas veraniegas de principio de julio.
 
En este preciso momento, es donde viene como anillo al dedo una de las máximas de Groucho Marx: "Estos son mis principios. Si no les gustas tengo otros". Esta locución ha sido usurpada por el nuevo regido de la ciudad perteneciente al partido político Bildu, el cual vetó los toros en San Sebastián y Bilbao. Sin embargo, este alcalde falto de personalidad no lo ha eliminado sino ha presidido el día 7 de julio la corrida de toro y ha afirmado que es un gran defensor de esta práctica tan criticada por los seguidores de su formación. Estos hechos definen al a perfección la clase política que gobiernan nuestras administraciones donde lo importante no son los manuales que definen a cada ideología sino obtener el poder por encima de cualquier principio.
 
No podemos dejar pasar esta escenificación por alto porque en España no merecemos estos gobernantes. Me has defraudado, no esperaba esto de un dirigente perteneciente a un partido tan íntegro, aguardaba con expectación la decisión y jamás pensé que las ideas cambiaran por el miedo a sucumbir en la batalla.

domingo, 5 de julio de 2015

La realidad de los números.

Esta tarde de domingo tranquila,  después de la marejada informativa provocada por los fichajes que han marcado los últimos días, en el entorno del Sevilla FC, me apetece retomar el tema de los abonos. Con este post no pretendo justificar ni cambiar ninguna opinión. Los seguidores del blog saben de mi afición por los estudios estadísticos, en este caso, he preparado uno sobre el precio de los abonos más económicos de la entidad que supone un aforo de aproximadamente 16.000 localidades de nuestro estadio, el 40% de la masa social. 
 
En un primer gráfico veremos los precios de gol desde la temporada 2004-2005 hasta la 2015-2016. El segundo recoge el precio de mi abono, también, desde la temporada 2004-2005 hasta la 2015-2016, este sitio corresponde a la grada alta de fondo. En el tercero es el coste de los abonos de gol de todos los equipos de la primera división excepto el Eibar.
 
Se puede comprobar que estamos por debajo del coste del abono en la temporada 2005-2006, donde al precio de ese año, primera UEFA, debemos añadir el suplemento de la fase de grupo. Es fácil apreciar el aumento que se produjo en la primera clasificación para la Champions llegando hasta los 510 euros con los tres partidos de la fase de grupo. Ese precio se mantuvo hasta la 2012 cuando disminuyó hasta los 310 euros para llegar en la siguiente a los 200 euros. Cada abonado que obtenga sus conclusiones pero mi pensamiento dice que si el crecimiento se hubiera producido de forma paulatina estaríamos por encima de 400 euros seguro.















Igual que en la situación anterior, el precio pagado es inferior al de la temporada 2005-2006, donde falta el suplemento de grupo UEFA. Se puede asimilar los comentarios al caso de la primera gráfica.















Se observa como los equipos de Champions tienen los abonos por encima del precio del Sevilla FC, el Valencia CF está por debajo pero no se cuenta el incremento que sufrirá con la fase de grupo, además ese abono es el más barato de la zona de gol que corresponde con un sector de poco aforo. Seis equipos están por encima de los 300 euros los tres grande, Ath de Bilbao, Español y Las Palmas y otros seis su coste es inferior a los 200 euros.
 
Aquí están los números, cada uno es libre de extraer sus conclusiones pero en mi opinión los precios no son descabellados, comparándolos con los del 2005 y con el resto de clubes de la competición.
 

miércoles, 1 de julio de 2015

Dios no ansiaba el dinero y eligió Sevilla.

"No es una decisión fácil, si se llega a definir, porque hay que contar también con la familia, porque mis hijos y mi esposa son felices en Sevilla, porque estamos adaptados a todo. Pero bueno, hay que mirar para adelante y si la mejor opción, gracias a Dios, es el Milán, voy a ser muy feliz y si me quedo en el Sevilla también seré feliz".

Son palabras de Bacca a su llegada a Baranquilla, después de finiquitar su participación en la Copa América. Ninguna resolución es fácil y se complica si el canje tiene más inconvenientes que ventajas. Cambiar Sevilla por Milán es dejar todo y escoger nada, la suerte de vivir en este rinconcito es solo para escogidos porque la antigua Híspalis tiene un color especial.

Sevilla es  arte, encanto,  embrujo y  pasión, donde es fácil soñar y enamorarse. Es una ciudad de barrios, de plazuelas, de torreones y de rincones. Sevilla es la primavera, naranjos en flor, azahar, jazmines, una saeta en la calle, una faena de un torero y un cante en la feria.
Sevilla es Triana, Alfarería y Cava dividida por la calle San Jacinto, Cachorro y Esperanza, Pureza la calle más torera del mundo, Altozano con Juan Belmonte que cada abril se asoma para contemplar si algún torero viene a casa en hombros por el puente y Vela de Santa Ana reflejada en su río en noches de julio.
Sevilla es Los Remedios, donde cada año emerge una  ciudad efímera con una portada como entrada, casetas con amigos,  farolillos y alumbrados, una niña vestida de gitana,  una sevillana bien cantá, coches de caballos y  una calle del infierno donde los niños son felices.
Sevilla es Guadalquivir que baña dos orillas, calle Betis y Paseo Colón con la Maestranza y su Puerta del Príncipe donde los toreros dibujan verónicas, chicuelinas, naturales o pases de pecho y sueñan con escuchar un ¡Ole! o un pasodoble por la banda del Maestro Tejera.  

Sevilla es Torre del Oro que se mira en el río para contemplarse a sí misma, donde dice la historia se guardaban tesoros que arribaban desde tierras americanas. Giralda mora, coronada con su Giraldillo, estatua que simboliza la fe  y divisa desde su altura toda la ciudad para protegerla de cualquier peligro y es catedral cristiana con su patio de los naranjos.
Sevilla es Santa Cruz antigua judería, callejón de vida y agua, Plazuela de Doña Elvira y Plaza de los Venerables donde se fraguó el amor de Don Juan y Doña Inés y  Jardines de Murillo, con olor a incienso en noche de martes santo.
 
Sevilla es Macarena, con su arco de entrada que fue pórtico almohade, Centuria Romana en jueves santo y Esperanza en madrugada, Feria y Alameda con su Torre de Hércules símbolo de Andalucía y silencio de Gran Poder en San Lorenzo.
 
Sevilla es Nervión barrio donde el futbol se hace arte y filigrana, Sánchez Pizjuán estadio donde los sueños se cumplen, con su tercer anillo lugar del sevillismo eterno. Biris que nunca se rinde por unos colores que convierten los sentimientos en pasión y equipo con más de cien año abanderando el nombre de esta ciudad.
Por todo esto que no encontrarás en ningún lugar del mundo tu familia es feliz. Además te recuerdo que Dios fue vendido por treinta monedas y eligió este sitio para morir y resucitar cada primavera, Sevilla es la tierra de su madre, la que abandonas cambiando la felicidad por el bien que mi Dios más aborrecía el dinero. Por lo tanto, no creo que Gracias a Cristo vayas a cambiar Sevilla por Milán.
Ya solo me queda desearte suerte porque los sevillistas somos agradecidos pero no olvides que el paraíso está en Andalucía y protegido por unos guerreros que reciben el nombre de Guardianes de Nervión.