Páginas vistas en total

sábado, 31 de enero de 2015

El mundo al revés.

Una mañana de levante es muy buena para las reflexiones porque salen fuera los pensamientos más válidos. He de reconocer que me considero una persona observadora, me siento cómodo contemplando los escenarios en los cuales se desarrolla la vida de los ciudadanos. En este momento, me apetece retomar o recordar uno que el tiempo se ha encargado de borrar de nuestro entorno cotidiano, esas antiguas tabernas de pueblo. En nuestra localidad, hasta finales de los ochentas eran innumerables las que sobrevivían pero el paso de los años han acabado con estos pequeños santuarios donde el vino de la tierra gozaba del protagonismo principal frente a otros tipos de caldos que hoy le han ganado la partida.
 
Me llamaba la atención de aquellos rinconcitos ciertas costumbres que únicamente se percibían en esos recintos, cómo el número de botellas en las mesas, cada persona poseía el poder sobre la suya siendo su dueño y no la compartía. La mayoría de los ocupantes se dedicaban a las labores agrícolas cuya máxima preocupación era la lluvia, vivían pendientes del hombre del tiempo. Entre ellos hablaban de cosas de hombres mientras terminaban su media, jamás el tema principal de debate versaba sobre política, porque este tema se trataba en su sitio correspondiente. Un personaje típico del lugar era el tratante que intentaba cerrar cualquier trato para cobrar su comisión, bien por el arrendamiento o venta de alguna fanega de tierra.
 
El tiempo, la forma de vida y el pensamiento de los nuevos jóvenes han modificado una tradición añeja de nuestra zona. Los nuevos comportamientos han conseguido cambiar el paisaje de estos entornos donde echar un rato con los amigos se ha convertido, en muchos casos, en un momento de preocupación. Ahora se toman cervezas o riojas expulsando de estos recintos al autóctono de la zona. Otro cambio importante, ya no escucho hablar de fútbol, no se lleva conversar de temas de hombre porque no van con las tendencias actuales, aunque se siguen haciendo las mismas cosas o más. Ahora se habla de política y es en estos teatros actuales donde se escenifican los intentos de solucionar los  problema de España y el mundo. También ha desaparecido el corredor que buscaba algún dinero fácil.
 
Sin embargo, en los despachos de los políticos se continúa bebiendo vino, hablando de conversaciones de hombres y el tunante ha ocupado esos sillones para cobrar sus comisiones  y ganar su dinero de forma cómoda. Por consiguiente, de ahí el título del post el mundo al revés. Según mi forma de entender la sociedad este es el motivo que España no avance porque las tabernas se han convertido en senados y parlamentos y los senados y  parlamentos en tabernas.


lunes, 26 de enero de 2015

Unai Émery: el único culpable.

Es difícil entender y comprender las disputas que se plantean en los foros sevillistas con respecto a la labor del técnico. Tanto en las redes sociales, en la calle o en los bares existe una tendencia, desde la marcha de Juande Ramos, donde el aficionado se debe posicionar a favor o en contra del entrenador, no vale las medias tintas, o eres partidario o detractor. Si estás a favor hay que defenderlo a capa y espada pero si te sitúas en la posición contraria hay que lincharlo o criticarlo. Esto me lleva a una situación donde observo y compruebo que el sentido común y la cordura se están perdiendo.
 
Yo tengo claro que el único culpable de la marcha del equipo es su entrenador, en lo positivo y en lo negativo. No podemos ni restar ni poner mérito a su labor, sin tener en cuenta la realidad o lo que acontece cada jornada. Es decir, no es justo menospreciar sus logros ni ocultar sus defectos. Unai Emery es un entrenador que ha conseguido hacer campeón al Sevilla FC jugando frente a conjuntos superiores, derrotándolos en eliminatorias y finales donde éramos inferiores o íbamos por detrás en el marcador. Si conseguimos un título fue, principalmente, porque algo se hizo bien y eso no se puede negar porque el que rechaza este hecho está pisoteando la razón.
 
Hace una semana exponía en este mismo rincón un estudio donde se reflejaban los importantes números de Unai Émery, conseguir esos resultados con una plantilla muy inferior a aquella de los cinco títulos en quince meses, tiene un gran valor profesional y es de justicia alabar el esfuerzo realizado por el cuerpo técnico. El sevillismo siempre ha sido una afición que ha entendido de fútbol, lo que supone que en cierto momento sea exigente, aunque no podemos confundir el significado de este término que no conlleva la crítica continua. Soy el primero que piensa que desde la crítica se crece porque permite cambiar la forma de proceder pero debe ser constructiva y hay veces que esto ha dejado de ocurrir faltando al respeto a un profesional que ha alcanzado un título, llevando al Sevilla FC a la gloria.
 
También, compruebo por los acontecimiento que se suceden en el devenir de los partidos que el técnico vasco tiene ciertas carencias a la hora de leer los encuentros y la mayoría de las veces no cambia el devenir de los partidos. Además, estoy de acuerdo con aquellos que reprochan ciertas alineaciones en momentos claves.  Sus Emeritadas no se sustentan en muchos casos, no tiene sentido jugar con dos laterales derechos o la titularidad de algunos jugadores cómo acaeció en Valencia. 
 
Por lo tanto, no contradigo la opinión del opuesto a su labor, ni defiendo lo indefendible, sólo pienso que la justicia tiene un camino y ese es el que debemos andar la parroquia sevillista. El sevillismo no puede estar partido en dos bandos, puesto que si no remamos en la misma dirección este barco se va a pique. Hay veces que termino mis reflexiones con un recuerdo del pasado, en este  momento,  me viene a la memoria una alineación que firmaría Émery la de la final de Glasgow donde Juande dejó fuera a Renato y Navas, dos piezas muy importante. Hasta el mejor escribano echa un borrón pero la memoria es corta y se olvidan muchas cosas con el tiempo. Ni bueno ni malo esa es mi opinión.
 

viernes, 23 de enero de 2015

Y la pelotita no entró.

Justificar la derrota en el partido frente al Español es imposible, nadie tiene argumentos que permitan excusar el nefasto resultado cosechado en tierras catalanas. Buscar un culpable de dicho traspiés tampoco me parece de persona inteligente, aunque está claro que para muchos será muy fácil dar un nombre y casi seguro en la mayoría de los casos coincidirá con el del entrenador. Enjuiciar la labor de Unai Émery en función del resultado de un partido demuestra la poca sapiencia de la persona que lo realiza. No podemos subir a los altares al técnico por una victoria ni enterrarlo por una derrota, el balance final hay que realizarlo a la conclusión de un periodo.
 
Si enjuiciamos la labor de cualquier trabajador para valorar su capacitación y diferenciar entre un buen o un mal profesional, nos basaremos en el rendimiento obtenido en función de los recursos o materia prima que tiene en su poder. Sin embargo, el buen profesional no debe buscar el éxito rápido, está obligado a  mirar al futuro porque el triunfo de hoy puede ser la derrota del mañana. Nadie ganó una cruzada por una victoria parcial, por todo esto, es necesario manejar de forma correcta los talentos que gestionamos, no podemos quemar las naves a la mitad del proyecto, debemos llegar con fuerza al momento clave donde se reparten los premios.
 
Siguiendo con lo expuesto en el párrafo anterior, pienso que Unai Émery está gestionando, hasta el momento, con sapiencia las rotaciones en las alineaciones. La prueba está que el pasado lunes en los diferentes medios de comunicación y tertulias deportivas se alababa este hecho cómo el principal acierto del técnico vasco para la obtención de tan buenos resultados. Se comentaba la gran disposición de la plantilla para afrontar los partidos debido principalmente a la participación de un gran número de componentes en las diferentes competiciones, lo que conlleva la implicación de todos los jugadores en el proyecto y nadie se sienta excluido.
 
Aunque debemos tener en cuenta que en el fútbol la realidad nos dice que las crónicas y los juicios se hacen en función de la pelotita. Si el balón entra no hay problemas pero si no entra la situación cambia y lo positivo se convierte en negativo. En estos momentos siempre recuerdo la parodia de Los Morancos de Triana sobre el suegro rico y el suegro pobre, en ella, escenificaban el trato que recibía el familiar  en función del dinero. La misma acción en un caso era exaltada y en el otro era recriminada. En la Sevilla deportiva ocurre igual. Si se gana las modificaciones en las alineaciones es la base del gran funcionamiento del conjunto. Si se pierde siempre tienen que jugar los mejores. Si Coke juega de mediocentro y se gana nadie se altera. Si se pierde Coke es el culpable porque no puede jugar en esa posición aunque sea el quinto partido. Hace dos meses pedíamos a Vidal de lateral, por circunstancia tiene que jugar, ganamos los errores se perdonan. Si se pierde Vidal de lateral imposible.
 
En conclusión para finalizar anoche la pelotita no traspaso la línea de meta y lo perfecto se convirtió en imperfecto. Si el jueves próximo superamos la eliminatoria hasta Mosquera puede volver para jugar de lateral derecho verdad amigo. No es cuestión de destruir sino de construir cuando las cosas van bien.
 
 

viernes, 16 de enero de 2015

Los números de Unai Émery

Me dedico a la enseñanza en un colegio concertado en La Palma del Condado donde imparto la asignatura de matemáticas en el último ciclo de la ESO. Un bloque que me apasiona es el dedicado a la estadística porque se puede utilizar para analizar el rendimiento en diferentes campos de la sociedad.

Mis inquietudes en el plano deportivo me han llevado a estudiar la evolución de Unai Émery en el Sevilla FC, para ello, he realizado una comparativa con Juande Ramos y sus números cada temporada. Esta resumido en una serie de gráficos.

Comparativa Unai Émery- Juande Ramos.



Se puede comprobar cómo los valores en cada caso son muy parecidos. Me gustaría destacar que Juande Ramos comenzó cada temporada, mientras Unai Emery en la primera cogió un equipo ya formado adaptándose a los jugadores que se encontraba en la plantilla. Ramos tiene mejor porcentaje de victorias y derrota pero no de empates. Además encajaba menos goles que Émery. Por el contrario, tiene peor bagaje de golos a favor.

Comparativa de las temporadas de Unai Émery.
Este análisis me parece muy interesante porque vamos a comprobar el crecimiento tan importante que se ha producido en el trabajo del entrenador. El dato más importante es la variación en los punto conseguido desde la primera hasta la tercera temporada. También un dato a tener en cuenta es que ha disminuido los goles a favor y los goles en contra. Aunque mi objetivo es que cada uno obtenga sus conclusiones.




























lunes, 12 de enero de 2015

La inaceptable libertad de expresión.

En mi entorno estarán esperando un artículo relacionado con la victoria de mi equipo en Almería. Sin embargo, en esto momentos, me apetece dar mi opinión sobre un tema de actualidad en el mundo el derecho a la libertad de expresión. Pienso que todo ciudadano debe tener la potestad de opinar e informar sobre cualquier tema relacionado con la sociedad que lo envuelve. Nadie puede impedir de ninguna de las maneras posibles la facultad que poseen los ciudadanos de pronunciar con independencia y autonomía su forma de pensar o entender la vida. Impedir la posibilidad de mostrar los ideales de cada uno a los demás es retroceder en el tiempo y volver a épocas de dictadura, esclavitud o tiranía.
 
No obstante, exponer nuestros criterios o valoraciones no nos da la posibilidad de faltar el respeto al prójimo. Es un error relacionar la libertad de expresión con comentar los temas de cualquier manera, llegando a situaciones donde la dignidad de la persona se pisotea. No entiendo y nunca defenderé a aquellos que emiten un juicio intentando ridiculizar la forma de pensar de otros seres humanos. Por lo tanto, si defendemos la libertad de expresión, también, es justo luchar por la libertad de pensamiento de cada individuo, sin llegar a situaciones extremas.
 
Personalmente, mi reflexión va encaminada hacia un punto donde es conveniente y fundamental que los razonamientos planteados estén cargados de tolerancia y comprensión. En este mundo actual se ha perdido la coherencia y nos creemos con el privilegio de pronunciar cualquier sentencia sin pensar en el daño que estamos causando. Cada día podemos comprobar en medios de comunicación como se tratan temas de forma desatinada, hiriendo la sensibilidad de algún colectivo. 
 
Yo creo en la diferencia de opiniones y que cada uno defienda la suya pero nadie está en el derecho de derribar la opuesta actuando de mala manera, utilizando la burla como instrumento para obtener adeptos o incondicionales. Tampoco es correcto refugiarse en la violencia para defender los ideales, la razón no se gana por la fuerza, sino todo lo contrario, esta forma de lucha nos lleva a una sociedad confusa donde la paz es imposible.
 
En conclusión, la única manifestación que respaldaré es aquella cuyo lema este basado en la búsqueda de respeto hacia los demás porque entonces la libertad de expresión se utilizará de forma correcta.
 

lunes, 5 de enero de 2015

Y la pelotita sigue entrando.

Es posible que una gran parte de la afición no esté de acuerdo con mi opinión, con mi forma de ver o entender la competición pero al final cada año lo único válido es el lugar que se ocupa al final de la liga y en función de esa posición se obtendrá la recompensa. Ningún título se consigue a partir de victorias morales, sólo valen aquellas donde el marcado refleja un resultado favorable para nuestros colores. Nadie se quejó del sufrimiento de Turín, ni del mal partido de Valencia, a partir del gol de M´Bia, la visión cambió, porque, en definitiva, nada más importa el resultado. Al final todos somos resultadistas.

Los números de Emery son muy buenos, es criticable su forma de jugar, sus planteamientos y sus cambios. Sin la crítica el fútbol dejaría de tener interés, puesto que, desaparecerían las tertulias post partidos. Sin embargo, el equipo gana y se mantiene en los puestos importantes, siendo esto lo fundamental. Espero que el aficionado no caiga en el mismo error que se produjo con Manolo Jiménez un técnico que llevó al Sevilla FC a cotas importantes, con números, en muchos apartados, mejores que los de Juande Ramos pero la espada de Damocles cayó sobre él, en forma de mala relación con la prensa y perdida de estima por parte de la afición que fue muy injusta con su persona.

Después de disputarse esta jornada, la victoria frente al Celta toma más valor. Ayer, comprobamos las dificultades para ganar tras el parón invernal. Han sido muchos los conjuntos que han roto su racha de victorias que poseían antes de las vacaciones. Barcelona, Málaga y Villareal  no consiguieron alzarse con el triunfo jugando frente a rivales de la zona baja de la clasificación y el Madrid no fue capaz de llegar al record de partidos ganados de forma seguida sucumbiendo frente a un Valencia que vivió  una tarde importante. Este es el verdadero rival en la pelea por la cuarta posición.

Si analizamos la situación actual, el primer clasificado aventaja al Sevilla FC en seis puntos, desde la temporada 2003-2004 que se inició el resurgimiento del Sevilla FC es la mejor posición con respecto al líder, excepto en la 2006-2007, que era primero aventajando en dos puntos al segundo clasificado. La diferencia más pequeña en cuanto a puntos ha sido de once, en la temporada 2004-2005 la última de Caparros y la mayor 30 puntos, en la temporada 2012-2013. Es justo reconocer que algún mérito tendrá la labor del Entrenador.

Unay Emery se basa en un fútbol donde da prioridad al juego en ambas áreas. Basándose en este parámetro ha conseguido dejar su portería seis partidos sin recibir un gol. Sin contar los partidos frente a AT de Madrid y Barcelona ha encajado 8 goles en catorce encuentros. Es decir, 0,57 goles por partido. Ha marcado 26 goles, 1,63 goles por partidos. Traducido en puntos son 2,06 por jornadas que extrapolando a 38 partidos supone un resultado final de 78, 28 puntos. Puntuación jamás conseguida en la liga de tres puntos por el equipo Hispalense. Además un dato, en las últimas 38 jornadas de liga disputada por el Sevilla FC ha sacado la friolera de 73 puntos.

Personalmente, me gusta el juego preciosita de la escuela sevillana yo disfruté mucho con Juande Ramos y Vicente Cantatore en la temporada 1989-1990, desde que tengo uso de razón y recuerdos partidos en Nervión, siempre digo que  el 4-0 al Valencia de Esparrago es el mejor partido que he presenciado en el estadio. Esto no quita que defienda mi máxima: "Siempre que la pelotita entre el 95% del sevillismo estará contento".

viernes, 2 de enero de 2015

El Sevilla FC campeón de liga en mi casa.

El Sevilla FC, en la temporada 1945-1946, se proclamó campeón de liga. Ese es el único título que el equipo posee de primera división, por mi edad las pocas reseñas que he tenido, han sido contadas por sevillistas de anteriores generaciones que tuvieron la suerte de disfrutar de aquella gran gesta. Era la primera etapa dorada del club que pasea el nombre de la ciudad por España y fuera de sus fronteras.

No tuve la suerte de disfrutar en las gradas del viejo Nervión de los goles de Arza, ni vivir la disputa por el medio Antúnez o presenciar los momentos finales de Campanal. Sin embargo, un día buscando en los viejos baúles de la casa de mi abuela, encontré un álbum de estampas de mis tíos y al abrirlo comprobé que coincidía con el año del campeonato conseguido en el campo de Las Corts con el gol de Araujo.

Después de aproximadamente 70 años, en mi casa tengo la suerte de tener esta colección que me transporta a una etapa donde nuestro club se codeaba con los grandes de España igual que sucede en la actualidad. Este post lo acompaño de varias fotos, entre ellas, una de Antúnez con la camiseta del eterno rival. Quiero compartir esta joya con todos los sevillistas que visitan este blog. Para mí es un tesoro que tiene un gran valor sentimental.