Páginas vistas en total

martes, 29 de diciembre de 2015

Tres partidos para situarnos bien en la parrilla de salida.

La conclusión de la primera vuelta se acerca, el equipo se encuentra en tierra de nadie. Sin embargo, la sensación del aficionado tiende más hacia el lado que delimita el fracaso que la vertiente donde se localiza el éxito. En este momento de la temporada los objetivos no se alcanzan pero es importante colocarse en los lugares adecuados para poder pelear por ellos. Estoy de acuerdo con el fundamento esgrimido por el técnico del barrio de Hortaleza, aunque valga el dato histórico que en su nacimiento era un municipio y no pertenecía a la capital del estado, donde defendía el argumento que los premios de una temporada se jugaban en los últimos diez partidos y las jornadas anteriores solo rentaban para tomar posición en el sprint final.
 
Por lo tanto, entiendo la necesidad de ir adquiriendo un puesto ventajoso para asaltar los sitios que dan derecho a jugar las competiciones importantes de la vieja Europa. El club se mueve en un presupuesto en el cual es innegociable no participar en Champions o Europa League, sin esto estaríamos abocado a retroceder varios peldaños. Incluso, voy un poco más lejos, la temporada pasada defendía como clave para crecer jugar la máxima liga continental por encima de un título y en la actualidad pienso igual. Volver a escuchar en el Pizjuán el himno de Tony Britten nos haría soñar con fichajes de cierto nivel para pelear algo más que una simple plaza europea. La liga se está igualando y no podemos perder el tren ni quedarnos apeado en la primera estación.
 
Pienso que la primera meta es ganar los próximos tres partidos, las victorias nos daría pié a finalizar la primera vuelta con 32 puntos. En la liga de tres puntos el Sevilla FC ha superado o igualado esta cifra en cinco campañas. Esta puntuación nos daría un sitio privilegiado en la parrilla de salida de la segunda vuelta, con un poco de suerte y manteniendo el ritmo de partidos como local nos ayudaría a llegar al epílogo de la liga en el punto apropiado para conquistar el preciado botín en la batalla final. Mi pronóstico es el siguiente los puntos de casa y cinco victorias fuera nos llevarían a unos guarismos de 70 puntos y la consecución otro año más del pasaporte para viajar por Europa. 
 
En conclusión, mañana en Nervión se da el pistoletazo de salida a un triunvirato de partidos que decidirá nuestro futuro más cercano y comparando con temporadas anteriores nos sitúan en unos números cercanos a los mejores, únicamente superado cuatro veces.
Sin más, desear a los lectores y seguidores de este rinconcito un prospero año 2016.
 

sábado, 19 de diciembre de 2015

Aprovechando la jornada de reflexión de hoy.

España se prepara para una nueva jornada de votaciones, donde los ciudadanos tenemos la obligación moral de ejercer el derecho al voto. Estamos en deuda con las generaciones anteriores, el no asistir a los colegios electorales es una falta de respeto a aquellos que lucharon y defendieron la libertad de expresión. No podemos caer en la desidia de no cultivar la semilla que nos dejaron nuestros antepasados, debemos explicar y convencer, a los jóvenes de hoy, la importancia de decidir en las urnas a los gobernantes porque el participar te da derecho a exigir, el no intervenir, solo, te faculta para permanecer callado durante otros cuatro años. No es correcto hablar cuando no tenemos la palabra y mañana por un día el españolito de a pié tiene la facultad de decretar que rumbo quiere que tome la vieja piel de toro. No dilapides la competencia que la constitución española te ofrece.
 
Por lo tanto, retomando el título del post, hoy es jornada de reflexión, periodo donde es justo dedicar un tiempo a hacer balance de estos quince días. He de reconocer que he seguido poco la campaña porque desde el principio no me ha gustado los derroteros que ha ido tomando. España es un territorio donde la educación y la tolerancia han primado por encima de cualquier situación y es lo primero que he echado de menos en esta dos semana. Cuando comienza un curso, mis primeras palabras son siempre las mismas, yo tengo claro que sin respeto la convivencia tenderá hacia el fracaso, pero este debe ser mutuo desde mi persona hacia los alumnos y de ellos hacia el profesor. Sin esta regla la armonía emigra hacia otro lugar y lo único que conseguiremos es avivar el fuego de la violencia física y moral. Por lo tanto, los primeros que deben dar ejemplo se han olvidado de la norma principal y como resultado de sus agresiones verbales ha llegado el brutal puñetazo.
 
He sentido vergüenza por la forma de actuar del joven gallego, ha sido en su propia tierra donde ha acontecido la agresión, es duro que te maltraten pero si son los tuyos el dolor es más grande, nunca estamos preparados para tanta injusticia, es difícil de aceptar este tipo de acciones aunque desde mi punto de vista me parece más negativo la cantidad de chistes malos que han surgido a partir de la acción y ha estado circulando por las redes sociales. Personalmente, me preocupan más los palmeros, como este menor de edad, que el jefe que mueve los hilos. Sin ejecutores no se podrían llevar a cabo las hazañas propuestas desde el pulpito. Yo no reconozco mi entorno, no es justo criticar y mortificar a gobernantes cuando yo hago lo mismo. No podemos predicar de forma demagoga sabiendo que nada se va a cumplir porque mi intención única es ver los toros desde la barrera, no tomar decisiones sino derrumbar las que se tomen para el propio egoísmo de la persona. 
 
En conclusión, aprovechando la jornada de reflexión hago en voz alta pero silenciosa mi reflexión. Cada uno es libre de hacer balance yo cumplo con mi obligación y mañana votaré para seguir siendo libre de hacer lo que mi pensamiento me dicta que no es otro que apoyar el bienestar de mi trocito de tierra.
 
 
 

martes, 1 de diciembre de 2015

Posesión, expulsiones y ningún saque de puerta.

En el fútbol, al final, solo cuenta el marcador. Esta frase encierra mucha verdad pero, también, esconde muchos argumentos que no se pueden soterrar detrás de un resultado. Si miramos los titulares del pasado domingo podemos caer en la trampa de sacar conclusiones equivocadas. Un único gol y dos expulsados en el equipo contrario dejan muchas dudas en el aficionado de barra de bar que lee los titulares de un periódico que únicamente destaca lo más importante o transcendente ocurrido en el césped. En el terreno de juego, como bien dijo Émery, el Sevilla FC fue mejor con once, con diez y con nueve jugadores. Sin embargo, matizaría esta declaración, con once el conjunto  estuvo, bien, con diez es la parte donde demostró más superioridad y con nueve tuvo miedo a perder el botín y se limitó a dejar pasar el tiempo y mantener la posesión del balón.
 
Desde mi punto de vista, el once del barrio de Nervión descompuso y borró del tapete verde a los futbolistas de la ciudad del Turia, debemos recordar que en la última visita ligera de la temporada habían ganado por cinco goles a uno al RC. Celta de Vigo, desde la intensidad y la anticipación en las jugadas. El Sevilla FC presionó de forma ordenada, consiguiendo que el equipo visitante nunca estuviera metido en el partido, siempre, fueron a remolque corriendo detrás del esférico dominado por los jugadores entrenado por el técnico Unai Émery. La posesión fue una diferencia que sirve de indicador para demostrar la diferencia entre  dos gallitos de la competición. No  es correcto justificar la superioridad del los locales partiendo de la desmotivación de los foráneos o la falta de confianza en un entrenador que saltaba sabiendo que era el epílogo a una etapa con buenos resultados.
 
Otro dato importante es la forma de producirse las expulsiones, las cuatros tarjetas amarillas son en jugadas donde el pelotero blanco se adelanta al naranja. Ninguna se produce por una agresión, unas manos o un salto. Todas son en la disputa del balón por el suelo, siendo tres patadas que no tienen discusión y un manotazo en la cara cuando pierde la pelota por la presión a la que estaba siendo sometido el lateral Cancelo. El Valencia CF jugó con muchos mediocampistas y pocos jugadores de banda, eso facilitó que los laterales sufrieran las acometidas del juego por los extremos del Sevilla FC, ganando bastantes superioridades dos contra uno con los laterales, teniendo que salir los centrales de su posición. Me recordó a tiempos pasados cuando Capel, Adriano o Navas expulsaban cada domingo a un defensa de los foráneos.
 
Para finalizar quiero hacer hincapié en un dato que no puede pasar desapercibido para el aficionado sevillista, es la primera vez en cuarenta y tres años viendo fútbol de primera división que una escuadra acaba una disputa sin sacar de portería. El Valencia CF no fue capaz de llevar la pelota a la línea de fondo del campo contrario, eso es inaudito, nunca lo he visto ni en amistosos entre rivales de distinta categoría. Esto es digno de alabar porque la defensa es muy importante para la consecución de los triunfos. Un equipo que no reciba gol siempre puntúa. Por lo tanto, yo me quedo con este dato que m llama la atención y resumen muy bien las cosas buenas que tuvo el partido. En definitiva, un 1-0 pero con una gran cantidad de matices buenos y un solo punto negro el marcador.

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Mi bandera no cambia de color.

Mi bandera siempre tiene la misma tonalidad, no ha cambiado, nunca, en función de los acontecimientos que suceden en el mundo. En mi enseña se representa a toda la humanidad y tiene cabida la totalidad de los países que forman los cinco continentes. Mi estandarte defiende los derechos del conjunto de individuos que viven en este mundo sin hacer ningún tipo de distinción. Mi guión está en contra del sufrimiento, de la amargura, del vencido y del derrotado porque su único deseo es que las disputas desaparezcan y no se instalen en la sociedad con tanta asiduidad aparentando ser un elemento común de nuestro entorno.
 
Mi perfil de facebook y twitter no se sustituye, porque, si trapicheo y modifico mi estandarte me estoy decantando a favor de uno de los bandos y como me decía mi sabio abuelo: "cuando uno no quiere dos no pelean". Mi pensamiento es claro y mis ideales también, yo no concibo el canje de pendón que se produce en la sociedad en función de la conveniencia. Me duele que muchos patriotas míos, de mi misma nación, defiendan a capa y espada a la vecina Francia, cuando en su propia casa actuaba de forma contraria renegando de su propio símbolo. En ese momento se anteponía sus propios intereses políticos a la unión de su escudo. También mi sabio abuelo me comentaba la siguiente frase: "el que no sabe defender lo suyo, no es capaz de respaldar con hombría y gallardía lo de nadie".
 
El problema de mi emblema es que únicamente sale victorioso en mis sueños, al despertar pierde su fortaleza, derrotándola la realidad de un mundo sin sentido común. Su mensaje se diluye porque a muchos personajes con poder no les interesa que gobierne el mundo por encima de sus beneficios propios. Su cometido es una utopía en el universo actual. Somos muchos los que predicamos la necesidad de su presencia pero pocos los que de verdad ayudamos a poner los cimientos para que nunca desaparezca de la faz de la tierra. Yo no puedo alzar la voz pidiendo su presencia cuando me coloco una tonalidad que no la defiende sino que ensalza o avala lo contrario. Siempre en los litigios hay dos bandos y cada uno se hace fuerte porque piensa que tiene la verdad absoluta. Tenemos la obligación de alcanzar un punto donde poder coincidir y a partir de ahí llegar a acuerdos.
 
Por lo tanto, yo deseo que si pedimos la Paz no nos escondamos detrás de una bandera tricolor u otra distinta sino que la demandemos utilizando la de color blanco inmaculado, esa que pretende la unión de todos los pueblos independientemente de su raza y forma de pensar. Cada uno es libre de adoptar unos ideales pero desde el respeto y sin utilizar las armas.
 
Si no te has dado cuenta, yo te lo indico, mi bandera es blanca de PAZ y con una paloma símbolo de armonía y bienestar.   

sábado, 14 de noviembre de 2015

Presidente con curriculum y socio con pedigrí.


Antes de iniciarse la Junta General de accionista del año 2012 José Mª del Nido articulaba la frase que da título a esta entrada. Siempre pensaba que ese día la reunión, en su desarrollo, seguiría unos itinerarios marcados de antemano. Intuía que el ambiente podría ser un calco del vivido en los partidos de liga en nuestro estadio, por un lado los afines al presidente y por otro los críticos. Así sucedió desde el principio e intentó por todos los medios posibles defender su gran sevillismo para seguir ocupando y moviendo los hilos de la entidad, no como primer espada, pero allanando el camino para manejar la sociedad  desde el callejón, en el papel, de apoderado de la  figura principal. Este planteamiento tenía mucho de sentido común porque la vida había cambiado y los papeles se intercambiaron, hasta hace pocos años atrás, el Sevilla FC necesitaba a los Del Nido, sin embargo, en estos momentos era al contrario. Hoy casi tres años después, me doy cuenta que estaba en lo cierto sus sentimientos pasaron a un segundo plano hacía tiempo y lo importante era no perder la posición de privilegio que ocupaba.
En aquel auditorio recibió ataques personales duros que fueron solventados sin el mayor problema, por dos motivos principales: su preparación, en cuanto, conocía de antemano de donde iban a proceder y el auditorio, en su mayoría, favorable hacia su persona. Con respecto a las cuestiones referentes a la entidad, comprobé la debilidad del hombre duro que perdía fuerza y veía como su prepotencia no le ayudaba en estos instantes. Limitándose a una actuación donde intentó entonar en varias ocasiones el “mea culpa”, satisfaciendo a los presentes con ciertas concesiones  y ofreciendo una actitud dialogante para solucionar los distintos frentes abiertos dentro del club. El sabía que la forma de gobernar debía ser alterada porque el hombre dominante se hacía débil y su heredero no causaba el mismo miedo escénico que su persona.

Aunque desde mi punto de vista, en aquella sala, se produjo un detalle que ensombreció la intervención del presidente, aquel día. No era necesario volver a mostrar  su curriculum, ni su pedigrí como socio en el tono utilizado para resguardarse de algún comentario hiriente o para conseguir el apoyo y constituir un nuevo Consejo de Administración.  Nadie presente dentro o fuera de la sala era ajeno a todos los éxitos que has alcanzado a lo largo del periodo de máximo responsable. El sevillismo, durante su mandato, disfrutó de seis títulos que fueron paseados por nuestra ciudad desde tierra, mar y aire, llegando a construir junto a su equipo de trabajo la mejor plantilla conocida por varias generaciones de familias rojiblancas.

No tengo la oportunidad de asistir a estos foros de debates, puesto que, mi historial de socio de la entidad se limita a poco más de dos lustros, mi número supera el trece mil, por ese motivo, hoy soy yo, quien en mi rinconcito y donde tengo la palabra utilizo el mismo argumento y le recuerdo su curriculum, del cual usted estaba orgulloso, para que no lo maltrate y los aficionados del club de Nervión podamos vivir tranquilo disfrutando jornada tras jornadas de este equipo grande. Ese qué usted creo casi de la nada  y lo colocó en el cielo mundial, donde no pensábamos nunca llegar. Por lo tanto, no menosprecie, por ello, a aquellos que sienten el escudo igual que lo sentías y demostraste en aquella junta, cuando echaste a los invasores. No permita que ese episodio se vuelva a repetir y no se tenga que utilizar de nuevo la frase: “qué casualidad Miguel” pero sustituyendo ese nombre por otro.
Por último, comentarte que a cada uno le llega su momento e igual que no adelantaste los tiempos en mayo de 1997 y dejaste que Carrión gobernara, hoy debes actuar igual y no alterar este periodo de éxitos fomentando la discordia. El sevillismo se merece vivir en paz la alegría de los triunfos y ya llegará el momento de tu primogénito.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Recuerdos de un 23 de diciembre de 2011

En esta entrada quiero recuperar un artículo que escribí para la revista Number 1 Sport en vísperas de Nochebuena del 2011. Hoy me arrepiento de estas líneas y me siento engañado por este presidente que un día hizo grande al Sevilla FC.

"La sociedad  Sevilla FC se encuentra viviendo en estos momentos una situación complicada debido a la realidad personal que vive  nuestro presidente que afecta a la entidad de manera casi directa porque en España es muy complicado diferenciar entre lo personal y el cargo que se ostenta. D. José María Del Nido por su forma de pensar y actuar es querido por los suyos pero odiado por los demás, hecho que vemos desde el mismo instante que se hizo pública su sentencia, vivirá situaciones que no van a ser de su agrado pero tengo la seguridad que siempre va a defender por encima de todo a la institución, incluso por encima de sus intereses.

El pasado lunes volvieron a brotar en mi memoria recuerdos vividos en otra época que no fuimos capaces de manejar con la cordura necesaria, lo que supuso la convulsión más grande que ha vivido nuestra sociedad, dando lugar a la etapa negra del Sevilla FC donde se sucedieron los episodios más terribles y espantosos de nuestra historia. Por este motivo desde este espacio quiero pedir prudencia y sensatez a la afición, no se debe perder la paciencia  y sobrellevar los ataque que sufriremos desde diversos sectores de la población con la única intensión de desestabilizar un club que lucha en muchos frentes para obtener la máxima igualdad.

En el verano del 95 el equipo en el plano deportivo planificaba  una temporada ilusionante con un conjunto que preparaba la vuelta a la competición europea después de varios años sin participar, sin embargo, el 1 de agosto dos aficiones escuchaban estupefacta la noticia que corrió como la pólvora por todas las emisoras de radio y televisión. La liga de futbol profesional descendía de categoría al Sevilla FC y al Real Celta de Vigo, dos equipos con distinto peso dentro del organigrama futbolístico español. Esta nueva coyuntura que se presentaba en ambas entidades fue manejada desde la ciudad gallega con mayor cautela, no se exigió la dimisión del consejo de administración de una forma tan drástica como se demandó por parte del sevillismo, obligando a vender las acciones que poseían los dirigentes, apareciendo en escena el famoso paquete maldito que ocasionó muchos contratiempos a la institución. Mientras en Vigo la situación se normalizó sin ocasionar muchas alteraciones en el funcionamiento de la sociedad, obteniendo como resultado un crecimiento continuo hasta conseguir situarla en lo más alto de su historia.

Después de casi dos décadas nos topamos con la misma tesitura dimitir o seguir. La experiencia nos indica que D. José María Del Nido debe mantener sus funciones porque ha demostrado su capacidad de lucha y sacrificio  a lo largo de los años de mandato, logrando seis títulos como contemplamos en el último partido de liga cuando se rindió homenaje al gran Drago. Hoy en día es difícil entender un Sevilla sin una persona que recuperó en aquella famosa asamblea del 15 de Mayo de 1997 la dignidad que nunca debimos perder, permitiendo posteriormente que D. Rafael Carrión accediera al cargo más importante que puede soñar un sevillista. Por lo tanto no entiendo la postura de pedir la renuncia  de forma tan apresurada sin dejar transcurrir un tiempo prudente, creando una situación confusa que origina  un debate dentro de la entidad que es totalmente innecesario. Esta declaración solo puede servir para dividir a la afición y que cada uno nos tengamos que posicionar a favor o en contra de los distintos puntos de vistas. Personalmente no me cabe  ninguna duda hacia qué lado debo dar el paso al frente puesto que siempre me aliaré con los valientes que dan la cara en los momentos difíciles y si  tropiezan tienen la suficiente entereza para levantarse mirando de nuevo al frente. Nunca me asociaré con los que se esconden, esperando que ocurra algún contratiempo para volver a sacar la cabeza de su madriguera, solicitando la retirada del mejor presidente que hemos conocidos los sevillistas de mi edad.

Para finalizar mostrar desde estas líneas mi total apoyo a D. José María Del Nido suficientemente preparado para tomar la decisión más oportuna  que demande la entidad como ha demostrado a lo largo de 25 años".

Juan Medrano.   

jueves, 12 de noviembre de 2015

El punto de inflexión en la portería del Sevilla FC.

Siempre he justificado la importancia de dejar la portería a cero en un partido de fútbol, basándome en el hecho que no recibir un gol supone no perder la disputa, además, de sumar puntos en todas las situaciones posibles. Por lo tanto, no encajar puede significar más botín en forma de puntos que el hecho de conseguir marcar goles en la portería contraria. Esta idea me ha llevado a defender la necesidad de tener bien cubierta la demarcación de portero. El guardameta debe tener el apoyo y la confianza del entrenador, puesto que, sus fallos influyen de manera negativa en el marcador final. Hace poco escribía una entrada dedicada a Waldir Pérez, el portero de la selección, Brasileña que disputo el Mundial de España 82. Un ejemplo claro de como la falta de calidad de un cancerbero arruinó las expectativas de triunfo de un equipo grande.

Para los amigos que siguen este lugar donde escribo mis opiniones sobre la actualidad y acontecimientos que suceden alrededor del Sevilla FC, es fácil darse cuenta que el entrenador del Sevilla, Unai Émery, tiene mi beneplácito. Se ha ganado mi respeto con su trabajo durante dos temporadas y medias en el barrio de Nervión. Si colocamos en una balanza los triunfos y las derrotas, esta se decanta de forma clara hacía el lado de las victorias. Ha recuperado un gran número de jugadores que se daban por perdidos para este deporte y sacado el máximo rendimiento a una gran mayoría de futbolista, aumentando su nivel, que en algunos casos ha redundando en forma de euros en las arcas del club. Consiguiendo dos títulos que han llenado las vitrinas del club.
 
Todas estas virtudes no esconden alguna que otras decisiones menos afortunadas del técnico vasco. Yo entiendo que profesionales como Aspas o Deulofeu no adquirieran mayor protagonismo en el desarrollo de la temporada pasada. Ambos ocupaban posiciones muy bien conquistadas por otros compañeros que rindieron a un gran nivel. Bacca, Gameiro, Vidal o Reyes demostraron mayor capacidad de sacrificio y juego que ambos miembros del plantel. Sin embargo, critico y no estoy de acuerdo con la resolución tomada a principio de campaña en la portería. No comparto que cediera la camiseta de titular a Beto, cortando la proyección de Sergio Rico, que vio truncada la línea ascendente iniciada ha mediado de la pasada campaña.
 
El guardameta canterano finalizó la temporada con la autoestima en todo lo alto, al título de campeón de la Europa League, se le sumó la convocatoria con la selección española. Estas dos circunstancias aventuraban la titularidad en la Supercopa de Europa en detrimento del cancerbero portugués. En el mundo del fútbol es difícil acertar y la sinrazón llevo al internacional español al banquillo. Este hecho repercutió de manera perjudicial en Sergio Rico, perdió la fe. Disminuyendo su productividad y dando la sensación de portero vulgar en los primeros partidos disputados tras su vuelta a la competición. Era necesario volver a reencontrarse con el futbolista del año pasado y el punto de inflexión se produjo el día del Barcelona, donde contribuyó al triunfo con grandes intervenciones. Este tono se ha mantenido hasta el pasado domingo, cuando en la jugada anterior al tercer gol realizó una parada de las que dan puntos. Dicen que los porteros buenos son los que dan y no quitan y desde el partido frente a los catalanes esto se ha cumplido.
 
La mayoría de los sevillistas no  quedamos con la gran labor de Konoplyanka aunque no debemos dejar pasar la recuperación de Sergio Rico portero internacional y mal gestionado por Unai Émery que ha vuelto a recobrar la senda que lo llevó a la convocatoria  de Del Bosque. 
 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

La realidad enemiga de los sueños.

Esta temporada se ideaba de forma ilusionante para el aficionado sevillista. El Sevilla FC, nuestro equipo, rescataba  del arcón el traje de gala de hace casi una década, recobrábamos la posición perdida en una noche aciaga del mes de agosto del 2010, cuando los vecinos portugueses nos excluían contra pronóstico de la máxima competición européa. Necesitábamos ver de nuevo nuestro césped lleno de estrellas, sentir el corazón latir al ritmo del himno creado por Tony Britten que suena en los prolegómenos y recubre de una aureola especial cada cita con la alta aristocracia del viejo continente. 
 
Las noches de Champions League son especiales, como dice la canción que escribiera Rafael Romero Sanjuán con la ayuda de Cesar Cadaval, ese día "Sevilla tiene un color especial". Nada se puede comparar, el espejo de la Champions no refleja la misma imagen sencilla y hasta huérfana de ornamentación que da las demás competiciones.  No nos muestra la misma hechura ni el mismo perfil de la Europa League, su retrato nos hace percibir sensación de grandeza, de poderío y de supremacía sobre el resto de los mortales que cohabitan en la misma competición nacional.
 
Después de dos años de dominio, sometimiento y conquista del torneo que abrió los ojos  a nuestra generación de un nuevo paisaje, donde conocimos, que además de las derrotas y pequeños triunfos existen otras victorias que dejan huellas en forma de copa. Conseguimos escuchar el chirriar del cerrojo que abría el lugar donde guardamos los recuerdos que hacen grande nuestra historia. La Uefa nos ayudo a  reinaugurar las vitrinas de la sala de trofeos, aquellas que permanecían cerrada desde tiempos inmemoriales, se nos quedaba pequeña, necesitábamos nuevos retos en forma de batallas más importantes.
 
Tras liberar las vestiduras, localizar el espejo y recuperar los sueños perdidos hace cinco años, solo faltaba el perchero, la estructura que soportara el peso de la responsabilidad de alcanzar los logros de las dos primeras participaciones, cuando concluimos campeones de grupo en la primera fase. Había que sustituir los cromos de Palop, Dani Alves, Escudé, David, Puerta, Adriano, Nava, Poulsen Keita, Renato, Luis Fabiano, Kanouté por jugadores del mismo nivel. Estos demostraron estar capacitados para competir con los gigantes de poder a poder, aunque el miedo les venciera en la eliminatoria contra el Fenerbahce. A simple vista, el sevillismo creíamos en la posibilidades del armazón creado por Monchi pero la realidad nos ha hecho ver de golpe que el rendimiento y potencial no es parecido.
 
Nuestras estampas de hoy nos han hecho tocar la gloria pero no es justo pedir más de lo que pueden dar. Debemos ser consciente de sus virtudes y limitaciones. Entendiendo que aquel que expone todo lo que posee no debe ser machacado ni maltratado por los suyos. Ayer salí triste de Nervión la realidad había matado mis sueño pero hoy mi fabrica ha vuelto a funcionar y ya hemos creado nuevos anhelos.  

domingo, 1 de noviembre de 2015

Sin Banega diez puntos menos.

Es fácil justificar la situación del Sevilla FC amparándose en la baja de Banega. El jugador argentino se ha convertido en indispensable para el equipo. Sin su presencia, las ideas desaparecen, el encefalograma del juego permanece plano, puesto que a día de hoy, es el único cerebro capaz de pensar en la plantilla. La pelota no circula de forma rápida, cuesta mucho trabajo sacar el balón jugado desde la defensa, no se toma la decisión correcta y eso se traduce en la perdida de superioridad por las bandas, algo que resulta fundamental en el esquema de Unai Émery, sin el juego por las alas el bloque se convierte en vulgar.
 
La temporada pasada en la jornada diez, el plantel sevillista, sumaba veintidós puntos, por lo tanto, en comparación con este año existe un déficit de una decena de punto. Si analizamos las alineaciones nos damos cuenta que la diferencia entre ambas temporadas no es la participación o aportación de Éver Banega, ya que, en el mismo tramo de campaña, tan solo, disputó dos partidos de titular, partiendo desde el banquillo en siete encuentros, siendo incluso en la mayor parte de ellos la última opción de cambio. El futbolista venido de tierras valencianas no comenzó a ser importante hasta la segunda vuelta cuando cogió el timón del Sevilla FC.
 
Si eliminamos esta idea como fundamento principal para justificar la desigualdad clasificatoria entre ambos campeonatos, nos encontramos en la necesidad de hablar del motivo principal que argumenta la posición actual. La única razón que explica esta situación es la poca aportación de gran parte de la plantilla. Hay un grupo grande de profesionales que no están cumpliendo con las expectativas creadas durante el verano. Antes del comienzo del torneo, gran parte de los aficionados, pensaban que el plantel configurado por la secretaría técnica poseía mayor potencial que el del curso anterior, pero en estos momentos este es el principal hándicap encontrado por el técnico.
 
Ayer era un día importante, jugábamos con un rival que ha comenzado con buen pié. Nos enfrentábamos en el instante justo a un contrario que nos iba a medir hasta donde llegaba el grado de mejoría de las últimas jornadas, además de jugar de nuevo sin nuestro líder en el campo. Se daba la circunstancia que en el terreno de juego aparecían bastantes indicadores a tener en cuenta para saber a que puede optar la plantilla este curso. El seguidor precisaba de una victoria para seguir confiando en las ilusiones creadas durante la época estival, cuando sobre el papel todos son muy buenos. Sin embargo, el castillo de naipes se derrumbó, la derrota ha sido la más amarga de la temporada, teniendo en cuenta la mejoría presentada con el Getafe.
 
En definitiva, estamos como hace trescientos sesenta y cinco días sin Éver Banega pero con diez puntos menos. Espero que de aquí a diciembre deportivamente estemos mejor porque una asamblea con malos resultados sería una mala noticia para algunos y buena para otros, cosa que no quiero.  

viernes, 30 de octubre de 2015

Veinte años del gol de Suker a Olimpyacos.

Puede que dentro de dos décadas nadie celebre o recuerde el gol de M´Bia en Valencia o el de Gameiro en San Petersburgo, entonces se volverá la vista atrás para recuperar las imágenes de Rakitic en Turín y Fernando Navarro en Varsovia levantando al cielo la copa que nos cambio la vida en Mayo del 2006. En la actualidad, igual que dentro de veinte años el aficionado sevillista vivirá de recuerdos. Nunca faltarán evocaciones a tiempo pasado porque un club se mueve por su historia que estará llena de episodios épicos y en función del momento una acción se magnificará más o menos. A mediado de los noventas nuestros títulos estaban huérfanos de trofeos. No encontraremos nunca sus huellas en el museo del club.
 
Un 31 de octubre de 1995, la Sevilla rojiblanca albergaba la posibilidad de seguir aumentando su palmarés. En el mítico Pireo griego, nos esperaba un infierno, era la época donde todo estaba permitido en la grada, los partidos se ganaban más en la tribuna que en el terreno de juego, la presión se hacía insoportable y pocos árbitros eran capaces de sobreponerse a ese ambiente. El sobreaforo estaba permitido las bengalas hacían acto de presencia y el humo invadiendo el césped suponía una estampa muy común en aquella parte del viejo continente. El Olimpyacos adquiría rango de equipo grande y el miedo a ser derrotado invadía el barrio de Nervión, motivo, por el cual, una victoria representaba una gran gesta.
 
El Sevilla FC intentaba recuperar la calma después de la tempestad del verano, Escobar y Caldas tomaban protagonismos en un equipo que concurría con un gol de ventaja conseguido por el canario Juanito en el descuento del partido de ida celebrado en el Sánchez Pizjuán. La conquista de Grecia significaba para el sevillismo  ganar en serenidad y creer en un técnico de la casa, Juan Carlos Álvarez, ascendido del filial en sustitución del portugués Toni. La primera parte concluyó con empate a cero. Sin embargo, con el paso de los minutos el equipo blanco se hacía más vulnerable, tenía miedo a encajar un gol, hecho que sucedió cuando el reloj marcaba el dígito setenta y dos. La prorroga se veía como mal menor pero a los tres minutos de iniciada un pena máxima ponía en ventaja al Olimpyacos, a partir de ahí, la épica hace acto de presencia.
 
Dicen que nuca se rinde, es un lema que ha convivido desde 1905 ó 1890 con el Sevilla FC, en el 110 el colegiado señala un falta muy lejana, siempre he pensado que ese fue el motivo por el cual  la concedió. El mago de Osijek se apodera del balón mira la portería y coloca la pelota en el único lugar donde la estirada del portero se hace inútil. El gol dio lugar a una foto que reviví después en Donetsk, la carrera de Palop con el brazo levantado, me hizo rescatar la de Rafa Paz aquel final de octubre. El gesto de ambos es idéntico, la alegría se refleja en la cara de los dos con la misma expresión.
 
En definitiva, ha pasado bastante tiempo, he visto ganar ocho títulos con marcas que están guardados en el corazón del Pizjuán, sin embargo, yo seguiré celebrando estas efemérides porque estos recuerdos me hacen ver lo grande que somos ahora.    

domingo, 25 de octubre de 2015

¿El triunfo de Konoplyanka o de Unai Émery?

Durante el verano se convirtió en el protagonista `principal de la parcela sevillista, todas las miradas estaban puestas en su incorporación, su fichaje era el calco perfecto de un guión de las telenovelas sudamericanas, aquellas que durante una época colmaron la programación de las principales cadenas de televisión españolas. En este tiempo pasamos de contratación cerrada y anunciada como bomba informativa en los principales programas de radio nocturnos, a la ruptura total siendo su destino una ciudad distinta de la vieja Híspalis. Sin embargo, como buen serial el final tenía que ser feliz y el epílogo solo podía llevar un acuerdo entre ambas partes.
 
Se convirtió en un icono para la afición, sin necesidad de vestirse de futbolista, fue considerado el primer gran logro de la temporada, al conseguir el departamento deportivo arrebatar el botín, en forma de futbolista, a grande clubes de nivel nacional o europeo. El sevillismo vio en su persona al jugador capaz de liderar un equipo grande, igual que sucediera en la final de la Europa League, cuando fue capaz de poner en peligro la consecución de la cuarta copa. Konoplyanka arribaba en un lugar muy distinto a su entorno natural. Las costumbres, la forma de vida y el idioma es un hándicap difícil de superar, aunque el seguidor no entiende de estos inconvenientes, nada más quiere rendimiento desde el primer momento.
 
Su venida estuvo llena de trampas que se sortearon poco a poco, algunas con más dificultades que otra. Llegó con la pretemporada comenzada y eso resultó fundamental para su adaptación retardando los plazos establecidos. En los primeros encuentros nos quedamos con los detalles de calidad, el aficionado necesitaba algo para seguir manteniendo la imagen de ídolo. Cualquier gesto o pincelada se magnificaba, parecía una obra de arte de pintor caro. No obstante, los encuentros pasaban y esos trazos no daban para convertir los cuadros en pinturas que asombraran a la parroquia. El pintor fino no hacía acto de presencia en muchos de los días de trabajo. Había que buscar un responsable y el elegido tenía nombre propio Unai Émery.
 
Sin preocuparle el panorama, el técnico seguía trabajando, puliendo su escultura, en silencio, acatando las críticas, sin cambiar su planificación por las opiniones que se escuchaban en la ciudad. Con el paso del tiempo la figura fue tomando forma. Lo primero que se vio fue un gol de falta al Rayo, luego la segunda parte de Eibar, concluyendo con su aportación decisiva en los últimos partidos, compenetrándose y ayudando en defensa y ataque a Tremoulinas. Ahora no es una isla en el once sino uno más que aporta su calidad al grupo. Konoplyanka ha triunfado para muchos será éxito suyo pasando por encima del entrenador que ha tenido que dar su brazo a torcer. Para mí Emery ha vuelto a callar muchas bocas porque su trabajo bien hecho ha dado de nuevo sus frutos como ocurre en el Sevilla FC desde que aterrizó.  

viernes, 23 de octubre de 2015

La diferencia entre presente y pasado.

Una vez analizado, repasado y revisado de nuevo el partido por televisión del pasado miércoles, en Manchester, tengo más claro que el Sevilla FC ejecutó un buen partido, cumpliendo con las expectativas creada en función del nivel de la plantilla formada por los ejecutivos del club en la parcela deportiva. Los jugadores frecieron un rendimiento acorde a sus cualidades y el entrenador demostró tener el pleito en disputa bien estudiado y trabajado. Incluso si el aficionado se queda con el cambio de Mariano como la crítica final hacía Unai Émery se vuelve a equivocar de nuevo con el técnico Vasco, porque, ese cambio fue realizado con la intención de atacar por el perfil más débil del conjunto inglés, donde estábamos ganado la superioridad con Vitolo y Coke, el cual, no acertaba con el último centro. Hasta esa sustitución tiene argumentos defendibles por encima de los rebatibles.

Los tiempos han cambiados y los debates de épocas anteriores en el trabajo, el bar o la tertulia de amigos se han sustituido por un foro de opinión distinto las redes sociales. A la conclusión del partido, twitter era un escenario de litigio entre los defensores y detractores del entrenador que defiende nuestro escudo, porque eso es algo que no se debe dudar de un profesional, que ha ganado dos títulos para la entidad bautizada con el nombre de la ciudad más importante del Sur de España. Poner en tela de juicio la labor y sapiencia de Unai Émery es desnudar las carencias de cada uno en el plano futbolístico.

Siempre realizo la misma reflexión. En mi opinión el partido, jugado y planteado de forma  más nefasta por Unai Émery es el de Valencia en las semifinales de la Europa League, donde el miedo le pudo. Sin embargo, pocas fueron las críticas escuchadas por parte de la afición. Las únicas muestras eran de alegría y nadie, ese día, enjuició la mala gestión del capitán de la nave. Siguiendo el mismo criterio, defiendo la tesis que las criticas no existirían si el resultado final hubiera sido de empate. El Sevilla FC presentó en el campo de batalla todas las virtudes para ganar, en ningún momento, intentó defender un empate, constantemente buscó la victoria y no dio como bueno el botín del empate. Defendió, manejó la pelota y atacó buscando la mejor opción, siendo durante 90 minutos superior a un gigante del viejo continente.

La diferencia radica en el tiempo verbal mientras los aficionados utilizamos el pasado, Unai trabaja con el presente. Al manejar lo caduco conocemos lo sucedido y emitimos comentarios dependiendo de lo acontecido. Ojala tuviéramos la máquina del tiempo para cambiar el pasado o invertir el futuro. Sin embargo, eso solo sucede en la película Regreso al Futuro. Por lo tanto, no es cuestión de ser ni buen ni mal sevillista, ni querer más o menos al escudo. Todos nos acostamos dolidos con el resultado, lo único que unos son más objetivos que otros y no miran otros factores distinto a los que influyen en el campo de juego.

domingo, 18 de octubre de 2015

La importancia de un buen banquillo.

Cuando sucede un partido como el de ayer, siempre surge el dilema de hemos sumado o restado puntos. En mi opinión cada aficionado tiene la libertad de generar su propio veredicto y tengo la certeza que nadie cohabita con la verdad absoluta porque la visión del choque no es la misma, hay quien se queda con las cosas negativas mientras otros se guardan las acciones positivas. Sin embargo, pineso que esa forma de enjuiciar es un error, tenemos que analizar la totalidad y no es correcto aferrarse a una de las dos partes.
 
En el encuentro de Éibar hay un jugador clave, no es Konoplyanka sino Ever Banega, capaz de cambiar la dinámica del juego, modificando la forma de jugar, el problema radica en su condición física y la capacidad para aguantar el ritmo del partido llevando la manija del juego, o como gusta decir ahora, el "tempo del partido". En el fútbol hay tres aspectos fundamentales para conseguir dominarlo, el primero tener la pelota, el segundo darle rapidez y el tercero recibirla en ventaja. Si estas premisas se dan la superioridad está asegurada. Ahora puede ocurrir que no sea necesario llevar el peso del encuentro aprovechando otras virtudes jugando, por ejemplo, de forma más directa.
 
En el partido de ayer, en función de los jugadores Unai Émery, plantea inicialmente el choque sobre la base del juego directo, robo y desplazamiento en largo, buscando la prolongación de la pelota con Iborra para aprovechar la velocidad de los extremos y Gameiro. También con Krychowiak y N´Zonzi se busca un mediocampo fuerte capaz de robar la pelota, además del lanzamiento en largo de Ramís. Sin embargo, el conjunto armero controla bien las prolongaciones, no le preocupa que el valenciano gane los balones arriba, sino controlar donde va la pelota. Además, el equipo tiene poco tiempo el esférico, no roba nunca llegando el contrario en superioridad a la frontal del área y generando situaciones de bastante peligro. La falta de posesión crea desidia en algunos futbolistas dando la sensación de falta de actitud. En esta mitad no se aprovecha las ventajas de este formato de juego y prima lo negativo.
 
La segunda parte comienza con mejores intenciones en los futbolistas, principalmente, por la charla del descanso y la ventaja del equipo local que le hace ser más reservado, retrocediendo y dando más terreno al Sevilla FC. El problema es la carencia de elementos para manejar ese fútbol, faltaban individuos que trasladaran el balón con rapidez y precisión. La propiedad del esférico aumenta pero no se ve la superioridad hasta la salida de Banega que comienza a dar velocidad al balón, los desplazamientos son al pie y en ventajas. Se obtiene superioridad en las bandas y no hay mejor defensa que tener la pelota. El Éibar se limita a quitarse el cuero de encima. Se recupera rápido y se desarrolla el partido en el terreno local. Se da la sensación de mando, mereciendo un segundo gol con varias oportunidades, aunque la puntería no es la mejor en este momento de la temporada. En esta fase, con Ever Banega, se aprovecha los aspectos validos priorizando frente a los contradictorios. 
 
En conclusión, los planteamientos lo hacen buenos los futbolistas en el campo porque en la pizarra ningún equipo ha perdido puntos. Ayer uno valió y otro no. Hace siete meses en Villareal el mismo esquema de la primera parte fue un éxito y hace cuatro jornadas, contra el RC: Celta de Vigo el segundo con Banega en el campo resultó un desastre. Lo importante y fundamental es tener alternativas en el banquillo, en buenas condiciones, para cambiar el discurrir de los partidos.

 



miércoles, 14 de octubre de 2015

Una vuelta al pasado. D. Luís Cuervas Vilches.

Desde los inicios de este blog siempre he tenido la intención de dedicar unas líneas a D. Luís Cuervas, principalmente, por dos razones de bastante peso. Fue el primer presidente que consiguió ilusionarme, incluso, pensando en la posibilidad de lograr un título y segundo por una experiencia personal que la casualidad me permitió vivir y nunca olvidaré. Después de algún tiempo intentando encontrar el momento idóneo para redactar este homenaje, he pensado que hoy es el día justo. El Sevilla FC cumple 110 años y coincide que hace 29 años tomaba posesión como presidente de la entidad del barrio de Nervión.

Un 14 de octubre de 1986 arribaba al sillón presidencial por la retirada de la candidatura de D. Rafael Carrión. En su investidura sus primeras palabras pedían la unidad del sevillismo que vivía momentos de penuria económica. A la mañana siguiente el periodista José Antonio Blázquez, en el periódico ABC, comento: "Es ambicioso, entero, luchador y triunfador en potencia. Sabe de fútbol lo suficiente para estar al día de todo lo que se cuece". Con los años demostró que estas cualidades expuestas eran ciertas, aunque en algún instante alguna le causara más de un problema.

El ser una persona ambiciosa le llevó a seducir a una afición que vivía un periodo de conformismo en la etapa final de Manolo Cardo, la falta de dinero y de fichajes interesantes favorecían esta postura en el entorno sevillista. En su primer partido en el palco presidencial se ganó al Atlético de Madrid por tres goles a cero, ya con el escocés Wallace en el banquillo y el debut de Cholo en la delantera, su primer fichaje. A partir de ahí, cada año, se formarían plantillas competitivas y los mejores jugadores nacionales sonaban en los medios locales como futuribles incorporaciones. Culebrones con los nombres de Ablanedo, Eusebio, Torrecilla, Juan Carlos, Abelardo, Edmundo, etc. ocuparon muchas horas de radio y completaron páginas de periódicos, sin embargo, ninguno vistieron de blanco.

Por el contrario, Dassaev y Maradona sirvieron para que el Sevilla  FC fuera portada a nivel mundial, aunque, personalmente me quedo con su primer gran fichaje Pablo Bengoechea y con dos de los mejores delanteros que ha disfrutado la sociedad en su historia  Polster y Davor Suker. En las diez temporadas que estuvo ocupando el puesto principal, en el banquillo estuvieron entrenadores de talla internacional, un campeón del mundo y un futuro ganador del mayor galardón internacional a nivel de selecciones, Bilardo y Aragonés, pero si hubo alguien que me enamoró por su juego ese fue Cantatore en la temporada 89-90.

Con Cuervas alcanzamos dos clasificaciones europeas, la última en la campaña 94-95.No obstante, la mayoría de las veces ese esfuerzo en formar plantillas competitivas no veía recompensa en los resultados, escuchándose en el estadio la frase que se hizo célebre durante su mandato: "Otro año igual".  En agosto del 95 dejó la presidencia, por problemas con unos avales que debía presentar el club a la LFP, este hecho precipitó su salida y conllevó el adiós de un hombre que entusiasmó de nuevo al seguidor sevillista. 
El segundo motivo que me lleva a este recuerdo, sucedió pasado unos meses. En octubre se jugaba la eliminatoria de Uefa frente al Olympiacos FC, en esa época, al finalizar los partidos, nos quedábamos por la zona de Gol Sur donde veíamos pasar a los futbolistas que recogían sus coches aparcados en ese lugar del Sánchez Pizjuán. Al salir del campo, ya tarde, esperaba enfrente del mosaico el autobús para   volver a Bami, residencia de los estudiantes venidos de fuera de la capital. Estaba sentado, solo en la parada, cuando apareció un Mercedes que paró justo enfrente del estadio, al mirar a su interior comprobé que era D. Luís Cuervas, bajó su ventanilla, miró para el campo ya con las luces apagadas donde lo único que se percibía era el silencio posterior a la batalla. En ese lapso, yo sentí su misma sensación de impotencia, al comprobar que no podía disfrutar del logro tantos años perseguido. Sus lágrimas fueron las mías y esa vivencia siempre permanece en mi memoria.
En definitiva, sirvan estas líneas en agradecimiento a un Presidente que no tuvo la oportunidad de redimir su pecado, casi tres décadas después de su nombramiento, en el día que el club rendirá homenaje a aquellos socios que cumplen 25 años como abonados a un sueño llamado Sevilla FC y serán considerado Fieles de Nervión. 

lunes, 12 de octubre de 2015

El día de la Hispanidad. Gracias Artur Mas.

En la actualidad se ha cambiado el modo de tertulia, las de casinos y medios de comunicación como radio y televisión han perdido importancia, pasando a un segundo plano. Se han sustituidos por la comunicación en las redes sociales. En estos días, he comprobado, en los nuevos foros de discusión, el aumento de comentarios hacia la persona de Artur Mas, en estas reseñas se le dedicaban palabras donde se hacía referencia, en forma de mofa, a su manera de celebrar el día de España. Muchos internautas piensan que este político español es el enemigo más importante de nuestra nación llamada España porque quiere la independencia para una parte de nuestros hermanos llamados catalanes.
 
Sin embargo, yo le doy las gracias a este español de Cataluña porque ha sido capaz de levantar y despertar el sentimiento de español que dormitaba en el interior de la mayoría de los habitantes de este territorio, que siempre ha tenido la configuración de una piel de toro. Hasta hace poco, llevar el símbolo que representaba a la nación, era de facha, de pensar de manera retrograda y estar a favor de régimen pasado que yo, personalmente, no puedo decir si fue mejor o peor porque no lo conocí. La bandera rojigualda permanecía escondida y solo con los éxitos deportivos nos atrevíamos a expresar el orgullo de ser español.
 
Además, ha conseguido aumentar en la comunidad catalana el voto a favor de seguir perteneciendo a España, la coalición que lideraba ha disminuido de manera considerable los representantes en el órgano político, que debe decidir si seguir adelante con este plan separatista. Ha sido el mejor aliado para levantar a personas que permanecían calladas, consiguiendo que la participación en las últimas votaciones aumentara, hecho claramente favorecedor a la disminución de porcentaje en favor de la independencia. Artur Mas ha movilizado a empresario e instituciones representativas en la lucha contra esta cruzada planteada por este personaje. Saben de la necesidad de pertenecer a España para el beneficio de sus intereses. El reflejo es la salida de capital hacia Aragón en los días previos al referéndum electoral.
 
Mi planteamiento está bastante justificado, Mas, desde mi punto de vista, ha generado más a favor de España que en contra. Como decía al principio ha conseguido llenar las redes sociales de banderas españolas, cuando antes se criticaba a aquellas personas atrevidas a portar esa insignia. Siempre es vital encontrar a alguien que prenda la mecha para avivar el fuego interno que permanecía en estado de letargo y en este caso Artur Mas ha sido el pirómano que ha prendido la llama. Por lo tanto, ahora, no hay que esperar a un gol de Iniesta o una canasta de Gasol para decir en voz en grito: "Yo soy Español" .    

viernes, 9 de octubre de 2015

Los numeros avalan una buena clasificación para el Sevilla FC.

La falta de fútbol me lleva a  buscar fundamentos que analicen el devenir de nuestro equipo el Sevilla FC. Como hombre de ciencias pienso que una buena representación gráfica nos ayuda bastante a comprender el funcionamiento de un grupo de trabajo. Lo importante para obtener una buena información es encontrar las variables adecuadas para sacar las conclusiones justas que justifiquen los resultados conseguidos.
 
Este estudio corresponde a las dos temporadas completa de Unai Émery. He cogido cuatro variables agrupadas dos a dos. En la primera comparativa se ha dividido la tabla clasificatoria en bloque de 5 equipos, contabilizando los puntos alcanzado en cada bloque por el equipo. En la segunda se ha reagrupado las jornadas de cuatro en cuatro, contando los puntos ganados por el Sevilla FC.

1.- Puntos conseguidos por el Sevilla FC en función de la clasificación del resto de equipos.

Podemos comprobar cómo en ambas temporadas el club tienen los mismos guarismos con los conjuntos clasificados entre el 1-5; 11-15 y 16-20. Variando con los equipos que ocuparon la posición del 6-10. La conclusión es fácil, el Sevilla FC la pasada campaña no sufrió bajas tan importantes como en la anterior donde tuvo que reconstruir la plantilla. Por lo tanto, en la temporada 2014-2015 el nivel de la plantilla mejoró bastante con respecto a los del mismo nivel que el año anterior. La plantilla dio un salto de calidad con las nuevas adquisiciones, la columna vertebral no se resintió.

2.- Puntos ganados por el Sevilla FC en función de las jornadas.
 
Si comparamos ambas gráficas comprobamos que la diferencia de puntos está en los dos primeros bloques, hasta la jornada 8, a partir de ese momento, se consiguen prácticamente los mismos puntos. En la 20014-2015 se llega a ganar tres puntos más 57 por 54 en la anterior, pero debemos tener en cuenta que en la campaña 2013-2014 se juega con canteranos algunos partidos como por ejemplo el de Getafe, jornada anterior a la final de Turín. Partiendo de la base de los dos años anteriores auguramos un ejercicio en torno a los 68 puntos, atendiendo a los últimos resultados y a la mejoría de la enfermería. En la jornada actual la siete, el Sevilla computa ocho puntos, dos más que la 2013-2014, si conseguimos 60 igual que los dos anteriores llegaríamos a 68. Este año se asemeja al primer, en este ejercicio las bajas de M´Bia, Bacca y Vidal, junto con las lesiones de piezas importantes y la poca aportación de algunas incorporaciones han hecho que el inicio sea similar al del 2013. 
 
 
En definitiva, basándonos en los datos de este estudio, soy optimista para el futuro de la temporada. Además pienso que las cuatro primeras plazas serán más baratas que el pasado año.

 

miércoles, 7 de octubre de 2015

Fuenteovejuna todos a una en Nervión.

No es la primera vez que dedico tiempo en mi rinconcito a hablar del tema de la LFP y su persecución a una parte de la afición sevillista. No es justo realizar un ataque de acoso y derribo a un grupo cuyo comportamiento es el mismo que ofrece cualquier afición de España. Situación reconocida y denunciada por Vitolo en una entrevista a un medio de comunicación. Cada jornada existen los mismos cánticos en los distintos recintos deportivos donde se disputa un partido de fútbol, con la diferencia que es permitido y no es sancionado. En este país existe una constitución donde se dice que los individuos tienen los mismos derechos y deberes, es decir, deben ser tratados de la misma manera sin exceptuar a nadie.
 
Yo entiendo que desde el odio se quiera destruir el núcleo principal de Nervión pero no comprendo cómo mis representantes, esos que dicen vestir y defender mi mismo escudo no luchan contra el enemigo declarado y consiente las vejaciones que están sufriendo estos guerreros del Sánchez Pizjuán. Los Biris son el corazón de nuestro estadio y se puede comparar con un trabajador incansable que día y noche no para de bombear sangre para mantenernos vivos, porque si dejara de mandarla a los distintos órganos, los signos vitales desaparecerían y se produciría la agonía de una afición que tanta gloria ha dado a nuestra entidad.
 
Por lo tanto, la máquina del Gol Norte no puede dejar de funcionar porque sino moriría ese artesano que diseño tantas batallas dando norte y sentido a la fiesta que cada jornada se vive en nuestra casa. No pueden tener la impresión de sentirse solo o defraudado por los suyos, no merecen perder la fe, ni tener la sensación de ser engañado por su propia gente que los acompañó en tantas noches de gloria. El silencio no puede apoderarse de ese espacio como sucediera en tiempos pasados, coincidiendo con la época más nefasta de los últimos tiempos. El equipo necesita de ellos y ellos precisan de la unión de cada sevillista.
 
En consecuencia, esta afrenta no es únicamente con ese sector del campo, sino debemos extrapolarla al recinto completo y la próxima vez que un árbitro maltrate a nuestros jugadores con una decisión injusta, sería preciso que el estadio completo cante a coro los canticos, para igual, que ocurriera en Fuenteovejuna fuéramos todos a una. Demostrando que el sevillismo se encuentra fusionado y estamos en contra de las embestidas que está soportando de forma indigna parte de nuestra grada. Si el Consejo de Administración no es capaz de dar un golpe en la mesa seamos los socios de a pie los que demostremos que con esta afición no se juega igual que sucedió hace veinte años.
 

 

viernes, 2 de octubre de 2015

Salvame Deluxe sevillista..

Como aficionado le doy mil vueltas a la situación del Sevilla FC, intento por todos los medios posibles encontrar una explicación a este momento que vive el equipo. Hemos pasado de la pretemporada más ilusionante en las últimas décadas a la desilusión más grande jamás conocida. Durante los mese de verano solo existían elogios al trabajo de Monchi, era la primera vez que en el periodo estival en un 90% se conseguía las primeras opciones. El seguidor jugaba a ser entrenador y formaba onces donde titulares y suplentes se confundían, el nivel de la plantilla era muy alto.

La pretemporada comenzó, al principio, los resultados no eran los mejores, sin embargo, estos encuentros sirven para conjuntar a los nuevos y formar un bloque. El examen importante era la final de la Supercopa y ese día después de una mala primera parte, en la segunda se tira, según los periodistas y entendidos, de casta y coraje, sacando a relucir eso que hizo grande al conjunto sevillista. La ambición de los futbolistas, la unión en el esfuerzo y la gran labor de Unai Émery consiguen poner contra las cuerdas al FC. Barcelona. En esa fracción de partido la pelotita entró.

A partir de ese momento, en un abrir y cerrar de ojos desaparecen los valores que fueron la base importante sobre la que se sustentaron la consecución de los dos títulos. Desde ese instante solo se conocen derrotas, porque los empates de Málaga y Levante no son buenos resultados y se pueden considerar fracasos. En la Sevilla rancia se inicia una fase donde emergen viejos fantasma del pasado relacionado con el ambiente en el vestuario, la amistad entre el entrenador y el presidente y la lucha de poder. Con la victoria a los alemanes el discurso cambia y se cambia pero esto no dura nada al caer derrotados de nuevo frente al Celta y Las Palmas.
 
Yo concibo que los profesionales y los aficionados busquen justificaciones a la mala clasificación y a la imagen dada por la plantilla y el cuerpo técnico. Sin embargo no estoy de acuerdo con las tonterías que se dicen en muchos sitios. El grupo de los franceses existía la temporada pasada, los problemas con jugadores también, hemos olvidado a Aspa y Deulofeu, la pelea por el sillón presidencial no es nueva. La única diferencia está en los triunfos antes se ganaba y ahora se pierde. Hay que aprovechar para vender y ganar audiencia. Esto tiene más morbo que discutir sobre la planificación de partidos en pretemporada con tantos viajes o el papel de Monchi en la no contratación de un portero o un lateral derecho de garantía o la falta de adaptación de algunos fichajes o el volumen de lesiones tan importante.
 
Por lo tanto, cada uno que escoja el camino que desee realizando una crítica de valor o cayendo en un Sálvame Deluxe sevillista.
 





domingo, 27 de septiembre de 2015

Unai Émery "El Cambiador"

Desde siempre he defendido el reconocimiento de la persona por sus méritos y sus logros. Me duele y no comulgo con aquellos que quieren hacer leña del árbol en los momentos de debilidad. Es injusto pensar y creer que lo conseguido por nuestro técnico ha sido debido a la flor que muchos afirman que tiene en cierta parte del cuerpo. Unai Émery ha hecho campeón al Sevilla FC por sus virtudes y valía, demostrando ser superior a equipos con mayor presupuesto. Yo he criticado sus inicios e incluso, como ya he dicho otras veces, pedí su dimisión después del partido frente al RC. Celta de Vigo, pero rectificar es de sabio, aunque algunos eso todavía no lo han asimilado algunos.

Es sencillo y a la vez simple criticar la alineación del miércoles pasado frente a Las Palmas, sin saber, que esos eran los onces titulares capaz de disputar un partido de forma decente, no había más, en un campo impracticable donde algunos futbolistas viajaron porque querían dar la cara y no dejar tirado al equipo. En el Sevilla FC los jugadores pueden estar mejor o peor pero los viejos no dejan tirado al escudo. Entre ellos cito a Vitolo, Reyes y Gameiro. Los tres que incluso no estando al 100% tuvieron vergüenza de saltar al estadio Insular.

Es sencillo y a la vez simple hablar "solo" de Konoplyanka como el salvador frente al Rayo Vallecano y no alabar la decisión de Unai Emery en el momento clave, cuando N´Zonzi sufre problemas musculares. Ese es el punto de inflexión del partido, podía ver actuado siguiendo la corriente del público, poner en el terreno de juego a Inmobile y jugar con dos puntas. El aficionado contento pero el equipo roto, sin robar una balón, metido en su portería y sufriendo los contraataques del conjunto madrileño. Además, introduce a Mariano jugador crucificado el domingo anterior por el sevillismo en defensa. Sin embargo, Unai apuesta por el brasileño y Cristóforo que, para mí, fue el jugador clave en el tramo final.

El uruguayo mantiene con su presión al contrario alejado de nuestra área, roba balón e incluso hace mejor a Krycho en esos minutos. El Sevilla FC necesitaba un jugador por banda que llegara y centrara bien, porque al cortar balones en terreno contrario llegaríamos arriba con más facilidad y superioridad como sucedió varias veces. Por lo tanto, Unai "El Cambiador" volvió a acertar, el único problema es que en estos tiempos hay muchos que no reman en la misma dirección que el entrenador y quieren recuperar el terreno que el de Hondarribia les ganó con las dos Europa League. En esta vida cuesta trabajo dar el brazo a torcer. Yo reconozco que con Unai me equivoque y ayer volvió de nuevo a salir airoso.

En conclusión, cada uno puede quedarse con lo que desee de la función de ayer. Yo lo tengo claro, la calidad de Konoplyanka aunque por encima la capacidad de Unai y la presión de Cristóforo fundamental para la victoria.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Septiembre siempre septiembre.

Necesitaba parar un poco, descansar y tener la mente en otros menesteres, el comienzo del curso y las fiestas septembrinas me absorben bastante tiempo, para volver de nuevo al reencuentro con mi blog y seguir contando mis historias con la misma motivación que el primer día. Septiembre lo siento como un mes de recuerdos, de evocaciones del pasado, de buscar en la vieja cómoda las fotos de La Palma antigua, donde las calles se llenaban del olor a uva pisada y molturada en el lagar. Mi pueblo bodeguero no quiere perder aquellas raíces porque aún sueña con recuperar aquel pasado prospero donde esta localidad se convirtió en un núcleo importante de negocio.
 
Desde hace tres años, el último viernes del noveno mes del año paseo por la vieja Híspalis porque esta ciudad no es para correr sino para disfrutar pausadamente de su río, que baña dos orilla Sevilla y Triana,  su arco macareno lugar donde todo el año se cambia tristeza por esperanza, sus murallas símbolo de defensa de una ciudad que jamás fue derrotada y su prado de San Sebastián con remembranza a fútbol y feria. Sin embargo, el reloj se para en Torneo donde rescato mi ayer y vuelvo a percibir las sensaciones del principio, mi mente se colma de vivencias pasadas, necesito reconquistar fotogramas guardados pero no arrinconados.
 
En esas imágenes oteo como se extinguen las luces que dieron vida a la Expo del 92, aquel espacio que durante siete meses fue día y se convirtió en noche oscura para siempre, observo un paseo colmado de gente que quieren apoderarse de un camino nuevo abierto al sevillano con la desaparición del muro del ferrocarril y entre esa tropa veo a dos jóvenes estudiantes que corren mientras sueñan con vivir la vida a su manera, que piensan en presente pero mirando al futuro de reojo, sin saber que el destino no lo escribimos nosotros y el guión de la vida se puede romper en el instante menos esperado. Nunca pensé que la meta estuviera tan cerca que nuestros caminos se separarían tan rápido. Tú cogiste el más largo, dicen que el de los grandes, que ahí donde estás hace falta gente buena y tú lo eras con tu sonrisa eterna.
 
Torneo siempre será Torneo el lugar donde compartimos nuestra amistad que cada día recuerdo cuando me cruzo con la niña de tus ojos.



   

domingo, 13 de septiembre de 2015

De la pizarra al césped.

Han transcurrido dos meses, desde aquella primera quincena de julio, cuando el sevillismo contaba los días para comenzar la liga. Nadie quería esperar, no importaba saltarnos la pretemporada, la ilusión y la confianza desatada por el trabajo de Monchi estaba por encima del papel del entrenador, no era necesario el trabajo de campo, puesto que, de la pizarra al césped el trayecto es pequeño. Todo parecía perfecto, solo faltaba que el balón empezara a rodar para ver caer las victorias como la fruta madura. En el folio el aficionado comprobaba el poderío de la plantilla, al colocar dos onces de nivel uno titular y otro suplente. En ningún momento se pensó que el equipo hay que armarlo y llevarlo del papel al campo. Hay entra en juego el papel del Unai Émery para alcanzar el equilibrio y poner cordura.
 
Cada uno en la vida es esclavo de sus palabras y yo lo soy, no me cuesta reconocerlo. Personalmente, fui duro con el técnico vasco al concluir el partido disputado frente al R.C. Celta de Vigo en la temporada 2013-2014, incluso, me atreví a pedir su dimisión. El tiempo me puso en mi sitio y me demostró que no es correcto hablar en caliente y es necesario esperar un periodo para pedir cuentas. Aprendí que la confianza en un proyecto o una persona no se pueden perder en un instante. Hoy mi forma de actuar con un profesional que ha demostrado de sobra su capacidad para dirigir este proyecto es distinta, yo no pongo en duda su potencial para guiar a este plantel, sino que lo defiendo contra todo aquel que escondido o resentido desea el fracaso del proyecto para aumentar su ego.
 
Pienso que esta temporada tenemos mejor plantilla pero nos va a costar más esfuerzo conseguir el bloque. Las bajas de este año son más importantes que las del curso anterior. Se ha perdido consistencia en el centro del campo con la marcha de M´Bia, la seguridad en la parte central de la defensa por las bajas y, además, Carlos Bacca disimuló estos problemas del inicio pasado con sus goles. No veo tanta disparidad en el juego en la actualidad y el del pasado ejercicio por esta época. En definitiva, la diferencia radica en la pelotita, que este año nada más ha querido entrar una vez y no se ha conseguido ninguna victoria.
 
Siempre he pensado que el éxito se distancia del fracaso de forma directamente proporcional al trabajo y esfuerzo realizado para conseguir los objetivos y, precisamente, yo esta faceta no la pongo en tela de juicio porque creo en la dedicación del cuerpo técnico y en la calidad de los jugadores. Ahora solo falta que la afición siga pensando que los sueños del la pizarra se pueden extrapolar al terreno de juego porque potencial hay para desarrollar todo ese fútbol dibujado en el papel en el césped, aunque no pensemos que va a ser fácil. Por lo tanto, deleguemos en estos profesionales nuestras ansias de triunfos y disfrutemos de los logros conseguidos porque el martes, después de seis años, las estrellas volverán a visitar el Ramón Sánchez Pizjuán. 
 

viernes, 4 de septiembre de 2015

Gameiro: el mejor delantero en las últimas 30 temporadas.

Los seguidores del blog saben de mi afición por los números y los estudios estadísticos porque hay veces que desmontan algunos mitos o ayudan a reconocer los meritos de algún profesional poco mediático. Se habla en estos días de descanso del problema de gol que presenta en las primeras jornadas el Sevilla FC. Se ha marchado Carlos Bacca, para una gran mayoría, el mejor delantero de la plantilla. Por lo tanto, este hecho me ha dado pié a analizar el rendimiento de los goleadores del conjunto de Nervión desde Scotta, mi primer ídolo, hasta la actualidad.
 
Por el barrio de Nervión han desfilado jugadores de nivel mundial, entre ellos, Davor Suker, máximo goleador de un mundial. Muchos son los nombres que se recuerdan entre los seguidores del Ramón Sánchez Pizjuán. Si nos atenemos a los resultados comprobaremos una gran diferencia entre el promedio cosechado por los jugadores internacionales y nacionales. Tan solo, un futbolista de nuestra nación se puede acercar a los dígitos alcanzado por los extranjeros. Negredo ha conseguido un gol cada 142,82 minutos jugados, igualando a Carlos Bacca y colocándose como el cuarto mejor de esta época.
 
Entre los delanteros, Zamorano me ha llamado la atención por su registro tan bajo, lo considero sobrevalorado en su rendimiento porque entre los foráneos ocupa el lugar 14 con un gol cada 238,52 minutos. También, Dario Silva, el jugador llamado a abanderar el "salto de calidad" necesitaba 342,89 minutos para conseguir un gol. Por el contrario, Gameiro, Luis Fabiano y Baptista ocupan el pódium de mejor promedio realizador. Con respecto a los españoles, Negredo; Kepa y Moisés García están por debajo de los 200 minutos, el resto supera este valor, incluso llegando hasta los 379,98 de Ramón Vázquez. Un dato interesante Fernando Llorente en la Liga BBVA cada 203,42 minutos festeja un gol.
 
Para finalizar decir que este estudio recoge únicamente los minutos jugados y los goles anotados. Obteniendo un coeficiente que indica el tiempo en marcar un gol. Está claro que cada delantero tenía unas características distinta por ejemplo Luís Fabiano era más rematador y Kanoutte además del gol aportaba otros aspectos al juego del equipo. Los números sirven para sacar conclusiones pero de forma razonable.

Promedio delanteros nacionales.


Promedio delanteros internacionales.
 

 
Espero que el estudio haya sido de vuestro interés.

lunes, 31 de agosto de 2015

La forma de ser del aficionado sevillista.

La vieja Híspalis es una ciudad donde la ilusión surge en un abrir y cerrar de ojo, el hispalense no necesita tener casi nada para concebir grandes sueños, aunque, por el contrario, cae de manera fácil en la desilusión, no precisa de muchos acontecimientos para convertir lo blanco en negro. No se caracteriza por ser prudente o cauteloso, estos valores parecen que se borraron del ideal del sevillano. En Sevilla o todo está bien o todo está mal, o es de día y la luminosidad se apodera del paisaje, o es de noche y la oscuridad se adueña del espacio. En definitiva, el término medio y saber esperar no va con la gente de este trocito de Andalucía.
 
En Nervión, se pintan los asientos y las gradas, se colocan cuatro mensajes, unos telones mostrando nuestra grandeza y pasamos de una casa en ruina a tener el mejor palacio jamás edificado. Si bien, las estructuras son las mismas, nada más se ha modificado pero nuestro carácter apasionado no permite que esperemos al final para poder obtener las conclusiones y disfrutar con la obra concluida.  Teniendo como consecuencia que la imagen ideal creada se desvanezca cuando entras y te das cuenta que prácticamente la vida sigue igual, el interior no ha cambiado, los servicios están inundados y las barras siguen siendo tercermundistas.
 
Con la plantilla y el cuerpo técnico actuamos de forma idéntica, pasamos del ridiculo y del derrotismo al optimismo en nada de tiempo, el ejemplo más claro, fue la final de la Supercopa de Europa. En el descanso, éramos unos peleles en manos de unos hombres. Al final de los noventa minutos, David casi vuelve a vencer a Goliat por la aportación de los nuevos, la casta y el coraje. Al concluir la prorroga, quedamos contentos y nos congratulábamos de los piropos que el mundo entero del fútbol nos dedicaba. Sin embargo, nadie analizó con prudencia la situación, olvidando en aquel momento las carencias del conjunto. Hoy te das cuenta que el FC. Barcelona, a continuación, solo ha hecho tres goles en cuatro partidos, mientras a nosotros nos hizo cuatro en una parte. El tiempo nos dice que no debíamos esperar a la segunda jornada para darnos cuenta que no tenemos bloque, como dijo Unai Émery anoche.
 
Ayer al principio en el ambiente se notaba alegría, ambición y ansia por iniciar un nuevo camino llenos de triunfos, durante el juego la situación cambio, el rival también tiene sus virtudes ganando una batalla en la que nunca fuimos superiores. Este resultado nos transformó lo positivo en negativo, recuperando de nuestro armario el traje de frustrado que nos acompañará hasta el próximo triunfo y cambie el panorama. En esta tierra somos de esta forma, aquí pasamos del aplauso al pitido o de héroe a villano en un segundo es nuestra idiosincrasia que marca la vida de esta región.
 
Para finalizar, solo me queda por decir, que ni tan buenos ni tan malos, esperemos al final para hacer los juicios y no perdamos las esperanzas antes de tiempo porque aun quedan bastantes partidos. No es justo pretender un día sacar "bajo palio" a Monchi o Unai y al siguiente crucificarlos. Seamos sensatos y realistas nada se gana y se pierde en la segunda jornada, esperemos el discurrir de la temporada para comprobar si la labor realizada ha sido correcta. Esto no es cuestión de tapar bocas, sino de opinar con razón y fundamento, nunca movido por la indiferencia hacia la entidad o las personas.      

viernes, 28 de agosto de 2015

Hace 10 años. Un 28 de agosto del 2005.

El día 28 de agosto está marcado en la historia del Sevilla FC por varios motivos, desde el más triste hasta algunos que pasan desapercibido para la mayor parte del aficionado. En esta entrada, quiero recordar una de esas esfemérides que no es tan importante pero marca la historia de nuestro club. Hace una década se producía en el Sánchez Pizjuán el debut en partido oficial de Kanoutte, Maresca, Saviola y Palop. Con ellos comenzó una nueva era, como reza el lema de la campaña actual. Por ese motivo, me apetece recordar unas palabras que dedique a Andrés Palop el día de su despedida en la revista Number 1 Sport.
 
En el mundo del futbol todos los aficionados llevamos dentro un alma de entrenador o secretario técnico. En mi agenda ficticia el nombre de Andrés Palop quedó escrito una tarde nublada de la primavera sevillana del año mil novecientos noventa y ocho, cuando defendiendo la portería del Villareal, nos despojó de las escasas ilusiones de ascender a primera parando un penalti en el último minuto. Siete años más tarde aquel joven que se hizo grande en el Sánchez Pizjuán, devolviéndonos con creces lo poco que nos  arrebató en aquella jornada.
 
Palop fue un hijo agradecido que ve el futbol como un regalo de Dios, después de vivir una infancia donde conoció muy pronto la dureza del trabajo en el campo ayudando a su padre, sufriendo las inclemencias del tiempo, el frío del invierno con los campos helados llenos de escarcha y el calor asfixiante del verano valenciano. A pesar de todo, comenta que no cambia  ni olvida esta etapa de su existencia porque le enseñó los valores esenciales de la vida. Además, en los momentos difíciles, le valió para sacar la fuerza interna necesaria para seguir luchando por conseguir los objetivos. Igualmente, el prefirió que sus hijos conocieran el mundo del fútbol a semejanza suya sin presión, disfrutando del deporte desde la base en un conjunto de pueblo con pocos medios, compartiendo el terreno de juego en los entrenamientos con otros equipos, viajando con los padres en los coches particulares y jugando en campos de albero.
 
Fue un deportista que respetó a todos sus compañeros, que es capaz de reconocer que aprendía cosas de un juvenil en el día a día de los campos de entrenamiento, que en los momentos de triunfo nunca dejó de lado a su ídolo de la infancia, ni al compañero que compartió vestuario en la génesis del Sevilla campeón. Nadie puede olvidar el gesto de portar la camiseta de Arconada, un emblema y un icono en sus principios, en la final de la Eurocopa 2008, anteponiendo, en aquel momento, el homenaje al héroe derrotado en el Parque de los Príncipes, bajando primero al vestuario en busca de la casaca, por encima de la celebración con los compañeros en el campo. Aunque en su retina siempre quedará la imagen de aquel 19 de mayo del 2010 cuando levantó en persona junto al espíritu de Antonio Puerta, plasmado en la elástica con su nombre y el 16 eterno, aquella Copa del Rey celebrada en Barcelona, saldando la deuda moral contraída con el amigo caído que demostró carácter y compromiso con su club desde niño.
 
Arribó desde el levante español buscando  la gloria que le negaron en su tierra, no imaginando nunca las vivencias que disfrutaría en el barrio de Nervión, que jamás bajó los brazos para no sentirse derrotado, que percibió el cariño, aliento, apoyo y fidelidad de la afición sevillista, que guarda como mejor recuerdo en el Pizjuán el gol del jueves de feria que nos abrió la puerta de los triunfos por delante de cualquier parada, que saboreó las sensaciones contrapuesta de la soledad que vive un guardameta debajo de los palos al marca un gol en Donetsk, aunque se quede con sus intervenciones en la portería, que fue el único titular que disputo al completo cada una de las finales que supuso la consecución de seis títulos que  contribuyeron a forjar la leyenda de ser el mejor portero de la historia reciente del Sevilla FC.
 
Por último se caracterizó por su humildad dando las gracias en su despedida por la consideración tenida hacia su persona, que se marchó dejando la impronta de un profesional honesto, que dio todo por la entidad y que desea volver pronto a su casa para  desarrollar un nuevo ciclo como entrenador.
 
Han pasado diez años pero las vivencias y recuerdos de Andrés Palop siguen vivo en el barrio de Nervión.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Los motores para cambiar la sociedad.

Siempre, he dado mucha importancia a conocer la forma de pensar de cada individuo, por ello, me gusta leer, hablar y escuchar a todas las personas sin ningún tipo de distinción, además, en la actualidad, existe una ventaja con respecto a años atrás, debido a la posibilidad que nos presentan las redes sociales de interactuar con un espacio más amplio, permitiéndonos descubrir los razonamientos no solo de nuestro entorno sino también de lugares más lejanos, Últimamente, observo una corriente de opinión entre los ciudadanos y la clase política que tienden a pensar que los gobernantes son los encargados de producir el progreso de la sociedad. Personalmente, no estoy de acuerdo con esta idea y defiendo que son otros los capacitados para modificar el rumbo tomado por la humanidad.
 
Desde mi punto de vista, los políticos manejan los recursos económicos y deciden donde se invierte esos caudales necesarios para permitir el desarrollo de la colectividad. Nunca van a intervenir en la mejora de los pilares fundamentales que sostiene a la sociedad. Los avances los producirán los técnicos en la materia desde un científico, un médico, un economista, etc. El problema radica en el mal uso de esos capitales por parte de los mandatarios que la mayoría de las veces no miran por el bienestar de los ciudadanos y piensan egoístamente intentando conseguir un beneficio propio o de su círculo.
 
Inviertan en educación, doten de todos los medios necesario a los centros, exijan a los maestros y profesores su máxima dedicación y rendimiento porque de ellos depende el futuro de la nación, son los  facultados para formar profesionales suficientemente preparados para  el día de mañana, donde ellos serán los verdaderos motores que fomentarán el crecimiento de  la sociedad, proporcionando avances en cada uno de sus campos. Destinen dinero a la investigación, un país no puede quedar estancado, necesita seguir progresando en los diferentes ámbitos y eso se logra con la formación de equipos que se dediquen a abrir nuevas líneas de trabajo, que optimicen los dineros destinados, logrando soluciones a las dificultades planteadas.
 
Hay diferentes estudios realizados que certifican como países más avanzados aquellos que apuestan por un sistema educativo estable, solido y bien estructurado. Empleando gran parte de su patrimonio en la investigación y formación de los educadores. Por lo tanto, cada uno debe tener claro cuál es su misión, los políticos gestionar de forma correcta los dineros públicos y, también, muy importante pedir cuenta a los expertos de lo gastado en los distintos proyectos. Mientras, los especialistas deben rentabilizar al máximo los medios puestos a su alcance para cambiar el rumbo de la sociedad. 

lunes, 24 de agosto de 2015

¡Qué suerte tuviste Aquivaldo Mosquera!

Creo en la crítica imparcial, justa y objetiva, donde no influya ninguna circunstancia que pueda cambiar la opinión sobre un mismo hecho a enjuiciar. Respaldo el análisis sensato como medio para mejorar, crecer y alcanzar los objetivos. Sin embargo, no puedo estar de acuerdo con un juicio parcial, injusto y subjetivo. Defiendo la coherencia como parte fundamental para participar en cualquier foro de debate, sin la presencia de este valor no tiene sentido la porfía. Tengo claro que la perfección es imposible de obtener, el progreso siempre es factible aunque existan limitaciones que obstruyan el acercamiento a la situación ideal. En definitiva, yo quiero críticas constructivas y no destructivas.

Mi equipo no es el mejor pero tampoco el peor, no me niego a disfrutar del momento actual de la entidad donde los triunfos superan a las derrotas, no quiero que nadie enturbie las expectativas creadas para la temporada cuando está comenzando y ninguna plantilla despunta en la liga a estas alturas y los conjuntos presentan la mismas virtudes y defectos, no deseo ser compañero de viaje del sevillista dolido que habla desde la posición del ofendido o desterrado, no alentaré al seguidor que intente remover las brasas para avivar el fuego porque a estas alturas no hay obligación de sacar la manguera y apagar fuegos innecesarios, reniego del sevillista que no hace mucho disfrutaba de la sonrisa de Monchi cuando planteaba el equipo a principio de junio y ahora a las primeras de cambio no confía en las incorporaciones.
 
Con este planteamiento no estoy censurando al sevillista fiscal que intenta exponer las carencias de un plantel de manera sensata, que busca aumentar la competencia en algunas posiciones para luchar por cotas más altas, que desde esta visión muestra su ambición por ser más grande y no conformarse con lo conseguido y que siente los colores pero piensa más con la cabeza que con el corazón. Por el contrario, si  rechazo al que es injusto con los míos y consigo mismo, al que obstaculiza la labor de futbolistas, técnicos, empleados y consejeros con motivos contrarios a sus principios no hace mucho tiempo, al que antes daba la cara y en estos momento no tiene ninguna palabra ilusionante para una parroquia que sueña con una temporada ambiciosa llena de nuevos retos.
 
Yo respeto la visión de cada uno de un mismo hecho, no todos podemos ver la botella medio llena, eso no significa que me sienta más sevillista que el aficionado que la percibe medio vacía. Soy positivo porque la experiencia de los últimos años me hace confiar en el trabajo realizado, no podemos vender la piel del oso antes de cazarla pero, tampoco, pensar que no la vamos a atrapar cuando los cimientos se han puesto de forma apropiada. Por lo tanto, no comparto el pesimismo instaurado en parte de la afición sobre los nuevos fichajes, los cuales deben pasar un periodo de adaptación o no nos acordamos de Pareja o Banega.
 
En fin, la suerte fue de Aquivaldo Mosquera porque si su llegada coincide con un contexto igual al que se vive en la actualidad,  sin abogado defensor, las redes sociales serían una humillación constante hacia su persona.